Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Fukushima. Vivir el desastre, de Takashi Sasaki (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, película de Niels Arden Oplev
  • Sugerencias

  • Música

    Together Through Life, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Contra el imperialismo cultural
  • Blog

    Poussin y Anthony Powell en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Edward Thomas: Poesía completa
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 26 de noviembre de 2008
Teatro Real de Madrid: ¿Gérard Mortier o Daniel Harding?, esa es la cuestión
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4620] Comentarios[0]
¿Gérard Mortier o Daniel Harding para el Teatro Real de Madrid?, el dilema se plantea porque Mortier no quiere a Harding, o mejor dicho, no lo tiene entre los miembros de su círculo. Repito, ¿Mortier o Harding?, o ninguno de los dos. No tardaremos mucho en saber qué le depara el destino a la ópera en Madrid

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Los cinco teatros de ópera más legendarios del mundo se reparten entre la vieja Europa y los EEUU: en este país se encuentra el Metropolitan de Nueva York, y en Europa se localizan el Covent Garden de Londres, la Ópera de París, la Ópera de Viena y el Teatro alla Scala de Milán.

Luego existen muchos otros grandes teatros repartidos por casi todos los confines del mundo, pero los cinco señalados conformarían una especie de super liga de templos operísticos. Si lo pensamos con algún detenimiento, no existe en nuestro mundo ninguna ciudad realmente importante que no cuente con un buen teatro de ópera. Quizá la paradigmática excepción hasta hace unos cuantos años era precisamente Madrid, ciudad que no ofrecía un renombrado coliseo operístico a la altura de la dimensión e importancia de la ciudad, hallándose en este sentido muy lejos de Barcelona y de su Gran Teatro del Liceo.

Desde ha ya unos cuantos años, Madrid cuenta con un renacido Teatro Real que pugna con hacerse con un hueco entre los teatros de ópera más representativos de Europa. La aventura, el empeño, presenta altibajos, y no son pequeños los más o menos frecuentes cambios de director artístico y de director musical. La noticia corrió como la pólvora encendida por los mentidotes musicales y culturales de España y Europa hace ya unas semanas. Antonio Moral, director artístico, y Jesús López Cobos, director musical, certificaban el abandono de su proyecto en el Teatro Real a partir de la temporada del año 2010.

Además de otro tipo de repercusiones de diversa índole, de manera casi automática se corrió la voz por el mundo de la ópera mundial de que el Teatro Real estaba vacante, e innumerables apuestas comenzaron a perfilarse. Al parecer, quien más papeletas tiene a día de hoy para hacerse con la dirección artística es el veterano y polémico director belga Gérard Mortier, quien sale de la Ópera de París y ha rechazado la dirección de la New York City Opera debido al sustancial recorte presupuestario que se avecina. La dirección del Teatro Real le está resultando atractiva por varias razones: el importante presupuesto, la cercanía de las otras grandes y medianas plazas europeas, y porque de aceptar la plaza Mortier podría llegar a ella con todo su equipo, incluido el director de orquesta Sylvain Cambreling. Los dos más importantes problemas que se vislumbran en el horizonte son que al belga no le gusta absolutamente nada Madrid (prefiere Barcelona y su Liceo), y que a Mortier no le gusta nada el contar con un director musical fijo, prefiriendo alternar en los programas con varios directores, el ya consagrado Bychkov, el jovencísimo español Pablo Heras, y el señor Cambreling, un director que de momento sólo cosecha silbidos y pateos allá donde dirige. ¿Será Mortier el próximo director del Teatro Real? Lo sabremos este próximo mes de diciembre.

Teatro Real de Madrid, fachada este (Plaza de Oriente)

Teatro Real de Madrid, fachada este (Plaza de Oriente)

El aficionado madrileño y español tiene, sin embargo, otra ilusión mayor. El que se haga cargo de la dirección musical del teatro una promesa, el que para muchos es la nueva promesa de la dirección orquestal británica, el sucesor natural del inconmensurable Sir Simon Ratle. Me refiero a Daniel Harding, un inglés de Oxford de apenas 33 años que actualmente es el director principal de la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca, y el principal invitado de la Sinfónica de Londres.

Cuenta la leyenda que a los 17 años Harding grabó en una cinta su ejecución de la pieza “Pierrot Lunaire” de Arnold Schoenberg y que, ni corto ni perezoso, se la hizo llegar a Simon Rattle, entonces principal revelación mundial de la dirección orquestal al frente de la Sinfónica de la Ciudad de Birmingham, y hoy, de revelación a realidad incontestable, titular de la Filarmónica de Berlín.

Pues bien, Rattle oyó la cinta y contrató al mocoso como su asistente al frente de la orquesta de Birmingham. Entonces Harding estudiaba en la Universidad de Cambridge, pero ante los buenos oficios del principiante director, el gran Claudio Abbado, en 1996, lo nombró su asistente con la mítica Filarmónica de Berlín. Entre 1997 y el año 2000 Harding dirigió la modesta Sinfónica de Trondheim, compaginando ese trabajo con el de principal director invitado de la Sweden’s Norrkoping Symphony (1997-2003), y director musical de la Deutsche Kammerphilharmonie Bremen (1997-2003), conjunto con el que comenzó a grabar sus primeros discos. Y ya en el 2003 se convirtió en el principal director musical de la Orquesta de Cámara Gustav Mahler, fundada tiempo atrás por Claudio Abbado, debutando también el Festival de Salzburgo al frente de un conjunto mítico, la Staatskapelle de Dresde.

Hoy, Daniel Harding y el venezolano Gustavo Dudamel se perfilan como las dos grandes esperanzas de la dirección orquestal mundial para las primeras décadas del siglo XXI, y el principal foso operístico de Madrid, el del Teatro Real, podría tener al inglés trabajando con su orquesta durante varias temporadas, lo que según parece es el más codiciado y cultivado deseo de la afición. ¿Mortier o Harding?, el dilema se plantea porque Mortier no quiere a Harding, o mejor dicho, no lo tiene entre los miembros de su círculo. Repito, ¿Mortier o Harding?, o ninguno de los dos. No tardaremos mucho en saber qué le depara el destino e la ópera en Madrid.^

***

La cuestión del nombramiento ya se ha resuelto: Gérard Mortier será el nuevo director artístico del Teatro Real de Madrid


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Tres maneras de estar sola: Mascha Kaléko (reseña de José Ángel García Caballero)
  • Publicidad

  • Autores

    Yo maté a Carvalho