Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Mala, CD de Devendra Banhart (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    The Artist, película de Michel Hazanavicious (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Christian Aguilera: Neil Young. Una leyenda desconocida (T&B Editores, 2009)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Cyborgs (por Jorge Majfud)
  • Blog

    La pintura metafísica de José Luis Mazarío (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    El abrazo de Fatma, de León Moré (Ediciones Carena, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 12 de mayo de 2008
Pervivencia del flamenco: el papel de los flamencólogos y aficionados extranjeros
Autor: José Membrive - Lecturas[4962] Comentarios[0]
El flamenco, el arte que con mayor universalidad identifica a los españoles, encuentra a menudo fuera de nuestras fronteras la comprensión y acogida que a menudo le negamos dentro

José Membrive

José Membrive

Hace unos meses, sopesando la posibilidad de incorporar a nuestro fondo editorial la Guía comentada de música y baile preflamencos (1750-1808), su autor Faustino Núñez, uno de los musicólogos más prestigiosos de nuestro país, afirmó que, sin duda alguna, el flamenco ha pervivido gracias a la acogida y valoración que le han dispensado y dispensan en el extranjero.

A mí me pareció una exageración en toda regla, es más, hasta entonces yo había pensado que uno de los enemigos más poderosos del flamenco era la invasión “guiri”, consumista de un “typical spanish art” descafeinado mientras se atiborraba de cerveza. Menos mal que me callé, porque inmediatamente comenzaron a venir libros que, directa o indirectamente, aclaraban el tema de manera fulgurante.

El primero Sernita de Jerez ¡vamo a acordarnos!, de José Manuel Gamboa, reflejaba la crisis agónica que se cernió sobre los cantaores junto a la dictadura. Tío Manuel El Sordera cuenta: “La verdad es que con lo del cante se pasaban fatigas. Muchas noches esperando allí en la venta a que te saliera una fiesta y, al final, te volvías a casa de vacío, sin un duro después de toa la noche”.

Tampoco es que fuese un chollo que te contratasen: cuatro días fumando y bebiendo obligatoriamente junto al señorito. “Mi padre llegaba con los dedos todos amarillos de tanto fumar en la fiesta. Y de beber… Fíjate. Estaban de fiesta y a los cuatro días les daban cinco duros...”

El camino hacia el extranjero: Suiza, Holanda, Alemania… había sido la salvación para los grandes: Antonio y Rosario, José y Susana… también supuso la salvación de Sernita y otros muchos a quienes su patria les negaba el pan y la sal.

Soleá de Mara Lea Brown es una novela cuya existencia sólo puede explicarse por el poder seductor del flamenco sobre personas con sensibilidad, ajenas a nuestro entorno. La autora, de nacionalidad estadounidense, vivió durante su infancia y adolescencia en la costa andaluza entre Granada y Málaga. La trama recae sobre tres personajes principales y simbólicos: la Toñi, bailaora racial, aliada del duende, pero cada vez más marginada, la Rosa, bailaora de tablaos adaptados a los tiempos y gustos de turistas y Rodrigo, que oscila entre ambos mundos. En realidad, tanto por su forma de escritura con rasgos oníricos, como por su trama, la novela refleja la obsesión de su autora por la conservación de la esencia flamenca dentro de la evolución y adaptación constantes que, como cualquier arte, afecta al flamenco.
 
José Manel Gamboa: Sernita de Jerez ¡Vamos a acordarnos! (Ediciones Carena, 2007)
 
José Manel Gamboa: Sernita de Jerez ¡Vamos a acordarnos! (Ediciones Carena, 2007)

Igual preocupación afecta al ensayo de Nadine Cordowinus Tradición y experimentos en el baile flamenco: Rosa Montes y Alberto Alarcón (de próxima aparición en Ediciones Carena).

Nadine es una jovencísima aficionada alemana, alumna de los maestros aludidos: Rosa Montes y Alberto Alarcón, que, seducida por la vitalidad que el baile flamenco infunde a quienes lo practican con hondura y honestidad, a sus veinte años publicó en alemán este interesantísimo ensayo que en unos meses aparecerá en español. 

El ensayo consta de cuatro bloques:

(I) Desarrollo histórico de la tradición del baile flamenco en España: una síntesis histórica útil para dar a conocer las elementales bases de nuestro arte.

(II) Situación actual del baile flamenco: en la que Nadine, con ayuda de la opinión de otros artistas afincados en Alemania, trata de fijar las bases elementales que han de acompañar a toda expresión que quiera ostentar el título de flamenca, con toda dignidad.

(III) Discusión actual sobre el tema “el auténtico flamenco”. En este apartado y en el siguiente la autora se convierte en canal de transmisión del pensamiento de los protagonistas más vivos de dicho arte, de quienes, mediante entrevistas, sabe sacar lo mejor de sí mismos: Joaquín Ruiz, Merche Esmeralda, La Tati, Eva Garrido la Hierbabuena.

(IV) Rosa Montes y Alberto Alarcón, dos maestros de la danza y del baile flamenco que, tras pasar por Francia, se instalaron en Alemania desde donde han llevado la pasión por el flamenco a múltiples escenarios europeos y desde donde han sabido inocular esa invisible pasión por nuestro arte, entre otros a la autora de este interesantísimo libro.

Como conclusión se puede deducir que podemos mantener nuestro optimismo. Mientras esta tierra siga dando grandes artistas el flamenco estará protegido de nuestra endémica desmemoria, porque el duende flamenco ya no conoce fronteras, poco a poco va ganando corazones jóvenes. En este caso, hasta las estadísticas nos acompañan. Cita Nadine los resultados de una encuesta llevada a cabo por la revista Anda (que se publica en Alemania) a 150 jóvenes participantes de cursos de baile de flamenco en Jerez en 2003. Entre otros aspectos de la encuesta, llama la atención los efectos psicológicos que los encuestados reconocían tras su contacto con el flamenco: El 84% indicó que el flamenco había cambiado su personalidad, el 36% se sentía más seguro de sí mismo, el 28% se consideraba más comunicativo hacia su entorno y el 8% juzgó que su contacto con el flamenco había supuesto un cambio total en su estilo de vida.

En esos jóvenes que cada año llenan las aulas de Jerez, de la Unión y los teatros de medio mundo, en ellos está la semilla que garantiza la presencia de un arte que, quizás más que ninguno, sabe inocular la pasión por la vida.


NOTA: En el blog titulado Besos.com se pueden leer los anteriores artículos de José Membrive, clasificados tanto por temas (vivencias, sociedad, labor editorial, autores) como cronológicamente.

Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Algo habrá hecho. Odio, muerte y miedo en Euskadi, de José María Calleja
  • Publicidad

  • Autores

    Ficciones de clase. Encuentro con Antonio Muñoz Molina (por Rosario Sánchez Romero)