Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La historia: caos, orden, proceso y contexto (por Justo Serna)
  • Cine

    25 kilates, película de Patxi Amezcua (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    One Kind Favor, CD de BB King (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Episodio en Kosovo
  • Blog

    Cuando Rostropovich “cerró” la Plaza Porticada en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    "Poniente" de Miguel Veyrat (Bartleby Poesía), una bienvenida a la literatura del siglo XXI
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 15 de febrero de 2010
Esto es Nueva York, según E. B. White (editorial Minúscula), la premonición del 11-S
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5727] Comentarios[1]
El ensayo de E. B. White está escrito con amor y conocimiento. No es útil para quien espere de sus páginas una guía para desenvolverse por la Gran Manzana actual, pues ha pasado más de medio siglo desde su publicación, y todo ha cambiado bastante. Sin embargo el pulso tomado a la ciudad no ha variado de forma radical, y leyendo las palabras de White uno se hace una idea muy certera de qué es Nueva York, en qué consiste Nueva York


 

Juan Antonio González Fuentes

Leo un librito firmado por el periodista y escritor neoyorquino Elwyn Brooks White (1899-1985). Se trata de un breve ensayo sobre la ciudad de Nueva York escrito en la habitación de un hotel de la gran ciudad en el caluroso verano de 1948. El texto se publicó ese mismo año en forma de artículo en la revista Holiday, y al año siguiente ya lo hizo como librito, según entiendo leyendo la introducción firmada por Roger Angell en la edición que manejo, la editada en español por la barcelonesa Minúscula en 2003.

El título de este minúsculo ensayo (62 págs., incluyendo introducción y prefacio) es Esto es Nueva York, y está incluido en la muy conseguida colección Paisajes Narrados, tomitos dedicados a deambular y describir con palabras la geografía y el espíritu de lugares y ciudades. Son libros deliciosos y baratos, pensados para leer sin gran esfuerzo y de un tirón o dos en esos tiempos muertos que exige matar la vida acelerada de las ciudades contemporáneas.

El ensayo de E. B. White está escrito con amor y conocimiento. No es útil para quien espere de sus páginas una guía para desenvolverse por la Gran Manzana actual, pues ha pasado más de medio siglo desde su publicación, y todo ha cambiado bastante. Sin embargo el pulso tomado a la ciudad no ha variado de forma radical, y leyendo las palabras de White uno se hace una idea muy certera de qué es Nueva York, en qué consiste Nueva York.

E. B. White: Esto es Nueva York (Minúscula)

E. B. White: Esto es Nueva York (Minúscula)

Pero traigo aquí esta publicación porque en las últimas páginas del ensayo he tropezado con algunos párrafos que, sencillamente, me han sobrecogido. Son unos párrafos premonitorios, visionarios del acontecimiento más terrorífico vivido por Occidente en las últimas décadas. Me refiero, claro, a los atentados terroristas del 11 de septiembre, el ataque a las Torres Gemelas.

En el verano neoyorquino de 1948, tres años después de finalizar la II Guerra Mundial, en la habitación de un hotel de Manhattan, E. B. White escribía lo siguiente: “El cambio más sutil que ha experimentado Nueva York es algo de lo que la gente no habla demasiado pero que está en la imaginación de todos. La ciudad, por vez primera en su larga historia, se ha vuelto vulnerable. Una escuadrilla de aviones poco mayor que una bandada de gansos podría poner fin rápidamente a esta isla de fantasía y quemar las torres, derribar los puentes, convertir los túneles del metro en recintos mortales e incinerar a millones. La intimidad con la muerte forma parte ahora de Nueva York: está en el sonido de los reactores en el cielo y en los negros titulares de la última edición.

Todos los habitantes de las ciudades deben convivir con la testaruda evidencia de la aniquilación; en Nueva York dicha evidencia se concentra aún más, debido a la propia concentración de la ciudad y porque, de entre todos los blancos, Nueva York tiene una prioridad firme y clara. Nueva York debe de ejercer un atractivo irresistible sobre la imaginación de cualquier soñador perturbado que desee desatar la tormenta... Esta carrera -la carrera entre los aviones destructores y el batallador Parlamento del Hombre (se refiere al edificio de las Naciones Unidas que se estaba construyendo entonces en la ciudad, la aclaración es mía) está en la imaginación de todos. La ciudad por fin ilustra a la perfección tanto el dilema universal como la solución general; esta paradoja de acero y piedra es al mismo tiempo el blanco perfecto y la perfecta demostración de la no violencia y la hermandad racial; este blanco airoso que rasca los cielos y se encuentra a mitad de camino con los aviones destructores, hogar del mundo entero y de todas las naciones, capital de todo, alberga las deliberaciones que detendrán a los aviones e impedirán su vuelo...”.

Como todos sabemos, ya es un hito ineludible de la historia contemporánea, el vuelo de los aviones no fue detenido, se estrellaron contra las Torres Gemelas, las derribaron y causaron millares de víctimas y un cambio en el orden mundial. Sin embargo, la demencia terrorista islámica, su ceguera rabiosa, sólo provocó una dolora herida en la Gran Manzana, una herida que cicatrizará y que a día de hoy, puedo dar fe de ello, no ha hecho mella profunda en el espíritu abierto, cosmopolita, en el sentido de asilo de este hervidero humano, coloso de vulnerabilidad invulnerable, que se llama Nueva York.

***

Últimas colaboraciones (FEBRERO 2010) de Juan Antonio González Fuentes en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010):  James Cameron: Avatar (2009)

LIBRO (diciembre): Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida (Debate, 2009)

-LIBRO (noviembre): Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

-CINE (noviembre): Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
21.02.2010 11:28:39 - Monica



"La ciudad compensa todos estos riesgos proporcionando a sus ciudadanos dosis masivas de una vitamina complementaria: la sensación de pertenecer a algo único, cosmopolita, poderoso y sin par"...










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    The Walking Dead. Apocalipsis zombi ya (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Pureza Canelo culmina con A todo lo no amado la desnudez de su poesía (por Miguel Veyrat)