Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Una lectura de “Lo que dijimos nos persigue” (Pre-Textos, 2013), de Nikola Madzirov
  • Cine

    Si la cosa funciona, película de Woody Allen (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Mojo, CD de Tom Petty and The Heartbreakers (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    ¿Qué fue del Choque de Civilizaciones? (por Vicente Palacio de Oteyza, 24-3-2001)
  • Blog

    De Santander a Hollywood en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Santuario de sombras, de Amir Valle (por Marta Farreras)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 18 de noviembre de 2009
El Hamlet de Victor Mature-Doc Holiday en un salón del oeste
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6108] Comentarios[0]
Iba a entrar Victor Mature en un hotel o club de esos exclusivos de Nueva York o Los Ángeles en los que en tiempos no dejaban entrar a actores y otras “gentes de mal vivir”. A Mature lo pararon en la entrada y aduciendo su conocidísima condición de actor, le negaron la entrada. Pero ni corto ni perezoso Mature sacó de inmediato de su cartera un montón de reseñas periodísticas sobre su trabajo en las que profusamente se aseguraba que era tan malo en pantalla, que todos dudaban de que realmente fuese actor. Mature pasó sin mayores problemas al hotel o club. ¡¡¡Un tipo simpático!!!

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Victor Mature (Louisville, 1913-Rancho Santa Fe, 1999), fue un famoso actor de los años dorados de Hollywood, conocido por sus moderadas dotes interpretativa y un físico absolutamente poderoso, que logró trabajar con algunos de los más importantes directores de cine de la historia: Josef von Sternberg, John Ford, Henry Hathaway, Cecil B. DeMille, Robert Siodmak, Robert Wise, Mervyn LeRoy, Delmer Daves, Michael Curtiz, Terence Young, Anthony Mann, George Sherman o Vittorio de Sica.

Victor Mature si hoy es recordado, que lo dudo bastante, lo es probablemente por sus películas de tema bíblico que las Semanas Santas de nuestra infancia franquista invadían las salas de cine y los 2 canales televisivos que había entonces en España. Sí, ahí aparecía el gran Victor Mature, enorme, musculoso, y un extraño y muy característico gesto en el rostro que en su inexpresividad apenas cambiaba nunca, ya estuviera interpretando un western, una película de cine negro, o la ya mencionada tragedia bíblica.



Tráiler de My Darling Clementine, de John Ford (vídeo colgado en YouTube por bettielover)

Sansón y Dalila (de Cecil B. DeMille, 1949), La túnica sagrada (de Henry Koster, 1953), Demetrius y los gladiadores (de Delmer Daves, 1954), y Sinué el egipcio (de Michael Curtiz, 1955), son probablemente las películas semanasantereas que nos lo recuerdan, y quizá no con excesivo agrado. Sin embargo Mature participó en algunas obras maestras inolvidables, como por ejemplo la maravillosa y negrísima El beso de la muerte (Henry Hathaway, 1947), donde comparte planos con uno de los malvados más malvados de la historia del cine, el personaje desquiciado que interpretó Richard Widmark; y pienso también en Una vida marcada (de Robert Siodmak, 1948). Ahora bien, donde descubrí a Victor Mature fue en My darling Clementine (Pasión de los fuertes, de John Ford, 1946), donde interpretaba a Doc Holiday, el doctor pistolero y jugador que acompañó a Wyatt Earp (Henry Fonda) en el famosísimo duelo a muerte en el Ok Corral. Desde entonces, Victor Mature ocupa un lugar radiante en mi cinefilia. La escena que jamás olvidaré es esa en la que Mature y Fonda están en el teatrillo del pueblo esperando a que comparezca el actor que el ayuntamiento ha contratado. El actor no aparece en escena y el público, compuesto por vaqueros y jugadores, comienza a protestar airadamente lanzando al escenario todo tipo de objetos. El sheriff Earp (Fonda) sale acompañado de Holiday (Mature) en busca del perdido actor. Lo encuentran en un salón, donde un grupo de pistoleros le han obligado a subirse a una mesa para que los entretenga con sus gracias. El actor, confundido, medio borracho, acosado, insultado, a quien los pistoleros obligan a moverse a tiro limpio, comienza a recitar el monólogo del Hamlet “shakespeariano”. Earp y Holiday contemplan en silencio la escena. A los pocos segundos, los pistoleros, revólver en mano, le gritan al actor que se deje de monsergas y que les cante divertidas canciones. Holiday (Mature), desde el fondo del silencio, pide silencio con un tono de voz que no deja lugar a dudas. Earp (Fonda), junto a él, acaricia la culata de su revólver. El actor está confundido, y le dice a Holiday que no se encuentra en condiciones de continuar. Y en un silencio sepulcral, donde la tensión puede cortarse con una cuchillo, Holiday (Mature) recita: ¡Ser, o no ser, he ahí la cuestión...! Absolutamente memorable. John Ford hizo que Mature, con fama de ser un pésimo actor, recitará el monólogo más célebre de la historia universal del teatro, y que lo hiciera en un típico salón de western, con un revólver al cinto.



La escena sobre el Hamlet de Shakespeare en My Darling Clementine (vídeo colgado en YouTube por miltonwhatever)

Además, Mature debía ser un tipo con sentido del humor. De él se cuenta la siguiente anécdota, que creo habérsela escuchado a José Luis Garci. Iba a entrar Mature en un hotel o club de esos exclusivos de Nueva York o Los Ángeles en los que en tiempos no dejaban entrar a actores y otras “gentes de mal vivir”. A Mature lo pararon en la entrada y aduciendo su conocidísima condición de actor, le negaron la entrada. Pero ni corto ni perezoso Mature sacó de inmediato de su cartera un montón de reseñas periodísticas sobre su trabajo en las que profusamente se aseguraba que era tan malo en pantalla, que todos dudaban de que realmente fuese actor. Mature pasó sin mayores problemas al hotel o club. ¡¡¡Un tipo simpático!!!

***

Últimas colaboraciones (NOVIEMBRE) de Juan Antonio González Fuentes en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

CINE : Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La Historia de ETA
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista al poeta Cecilio Pineda, autor de ¡Thalassa Thalassa! (por Jesús Martínez)