Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    La Nouvelle Vague. La modernidad cinematográfica (por Javier Memba)
  • Sugerencias

  • Música

    Let the Dog Drive Home, CD de Teitur (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    El agua en España
  • Blog

    José Hierro, un poeta endemoniado en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    La vista desde Castle Rock (por Alice Munro)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Hirokazu Kore-Eda: <i>Kiseki</i> (2011)

Hirokazu Kore-Eda: Kiseki (2011)

    GÉNERO
Cine

    TEMA
Crítica de la película Kiseki, de Hirokazu Kore-Eda (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
Título original: Kiseki. Guion: Hirokazu Kore-eda. País: Japón. Año: 2011. Duración: 126 minutos. Género: Drama. Reparto: Koki Maeda (Koichi Osako), Ohshirô Maeda (Ryunosuke), Nene Ohtsuka (Nozomi), Joe Odagiri (Kenji), Kirin Kiki (Hideko), Isao Hashizume (Shukichi), Yui Natsukawa (Kyoto), Masami Nagasawa (Srta. Sachi), Yoshio Harada (Wataru), Hiroshi Abe (Sr. Mamoru). Música: Quruli. Fotografía: Yutaka Yamazaki. Montaje: Hirokazu Kore-eda. Diseño de producción: Keiko Mitsumatsu
















Magazine/Cine y otras artes
Kiseki (Milagro), película de Hirokazu Kore-Eda
Por Eva Pereiro López, miércoles, 09 de mayo de 2012
Se acaba de estrenar Kiseki (Milagro), del muy premiado cineasta japonés Hirokazu Kore-Eda - Nadie Sabe (2004), Still Walking (2008), Air Doll (2009), por nombrar algunas de sus últimas películas -, una fábula protagonizada por niños, en la que los adultos están relegados a un segundo plano. Sensible y tierna, Kiseki es un paso en el aprendizaje hacia la edad adulta.



Koichi (Koki Maeda) tiene 12 años y ha seguido a su madre que ha vuelto a vivir con sus padres en Kagoshima, punta sur de la isla de Kyushu (sur de Japón), tras su separación. Su hermano menor, Ryonosuke (Ohshiro Maeda), se ha quedado cuidando del padre en Fukukoa, al norte de la isla. La vida bohemia de cantante hacía la convivencia familiar difícil – los flashbacks innecesarios son lo único que sobra en esta película. Han pasado ya seis meses y la situación no parece que vaya a cambiar.

 

Pero existe el rumor de que si se pide un deseo en el momento en el que dos trenes bala –los famosos shinkansen– se cruzan por primera vez,  y está apunto de estrenarse la nueva línea Kyushu, éste se cumplirá instantáneamente. Koichi está convencido de que es la única posibilidad de conseguir que toda la familia vuelva a estar junta.

 

Con ayuda de su abuelo, que trama volver a las andanzas de cuando era joven pastelero y dedicarse a vender unas delicias típicas que los jóvenes de ahora parecen no apreciar por falta de azúcar, se escapará del colegio junto a dos amigos para reunirse con su hermano y los suyos en el lugar señalado como punto medio del recorrido del nuevo shinkansen entre Hakata y Kagoshima.

 

La mirada de Kore-Eda es única cuando se trata de captar las intimidades y matices del mundo desde la perspectiva de los niños. Ya lo demostró en la magistral Nadie sabe donde la ternura, la desazón, la alegría y el desamparo iban de la mano en un pequeño apartamento de Tokio en el que cuatro hermanos habían sido abandonados por la madre. Kiseki es, sin duda, más alegre y libre, más optimista e igual de sutil y delicada pero insiste en ese intercambio de roles entre niños y adultos que sucede en determinadas ocasiones.

 

La expedición casi clandestina emprendida por los niños se convertirá, en realidad, en un aprendizaje forzoso y los deseos simplemente seguirán siéndolo.



Tráiler subtitulado en español de la película Kiseki, del director Hirokazu Kore-Eda (vídeo colgado en YouTube por lluís Hoffman)

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El futuro según Saramago (por Justo Serna)
  • Publicidad

  • Autores

    La vida eterna, de Fernando Savater (reseña de Justo Serna)