Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Gloria, película de Sebastián Lelio (por Eva Pereiro López)
  • Cine

    Si la cosa funciona, película de Woody Allen (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    White Chalk, de PJ Harvey
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Contra el olvido
  • Blog

    ¡No a la guerra! en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poemas de Daniel Riu
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 15 de abril de 2009
Adalbert Stifter pasea por el sendero del bosque (editorial Impedimenta)
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[7178] Comentarios[0]
Un escritor genial este Adalbert Stifter, un escritor que en lengua alemana es toda una referencia clásica y que, sin embargo, no deja de ser un gran desconocido incluso para muchos de los más refinados e impenitentes lectores en español. Lean las aventuras del señor Tiburius, ese mentecato de joven. Paseen con él por el sendero del bosque (editorial Impedimenta). Es un paseo que jamás olvidarán
Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

De él escribió nada más y nada menos que el gran Thomas Mann: “es uno de los narradores más extraordinarios, enigmáticos, secretamente audaces y excepcionalmente apasionantes de la literatura universal”. Puede añadirse algún comentario más para intentar subrayar la importancia de nuestro autor. ¿Pero quién es nuestro autor? Se llamaba Adalbert Stifter, nació austriaco en 1805 y murió el 25 de enero de 1868.

Adalbert Stifter fue un tipo singular. Estudiante bastante mediocre, trabajó eventualmente como profesor, y al final de su existencia desempeñó el cargo de consejero escolar y de inspector de educación en la Alta Austria y por encargo del gobierno imperial de su majestad Francisco José.

Antes que escritor nuestro hombre quiso ser pintor, vocación en la que fracasó, siguiendo así una vía muy transitada a lo largo de no su no muy larga vida. Stifter, sin embargo, gozó de la amistad de grandes figuras de su tiempo y su país (Franz Grillparzer, Joseph von Eichendorff o los músicos Robert y Clara Schumann), siendo conocido en el complejo y rico ambiente intelectual de la Viena imperial, en el Burgtheater, los cafés... Su drama personal está unido a sus dificultades para ganarse la vida sin pasar estrecheces penosas y dificultades. Buena parte de su existencia la empleó en ocuparse como tutor de los hijos de la aristocracia vienesa, desempeño ingrato que le acarreó un importante deterioro físico y mental, dolencias (cirrosis), malestar vital que le llevaron al suicidio, cortándose el cuello la noche del ya mencionado 25 de enero de 1868, muriendo dos días más tarde.

Adalbert Stifter: El sendero del bosque (Impedimenta)

Adalbert Stifter: El sendero del bosque (Impedimenta)

Traducida por Carlos d’Ors Führer, llega a mis manos editada por Impedimenta su pequeña novela El sendero en el bosque, unas páginas que vieron la luz por vez primera en 1845, y que muestran hasta dónde puede llegar un gran escritor con una historia sencilla contada con palabras cotidianas. El sendero en el bosque es un relato a la antigua usanza en el que no deja de entreverse algunos síntomas de la enfermedad del hastío melancólico, quizá inevitable en una obra en la que aún respira a sus anchas el romanticismo centroeuropeo.

El sendero en el bosque tiene algo semejante a lo que aún destilan las colecciones de canciones (lieder) de Schubert o Schumann: la esencia del mundo entero, atrapada en una estructura expresiva sencilla, fresca, candorosa, palpitante, viva, seria y alegre, alejada por completo de lo aparatoso, y plena de sentido, inocencia, conocimiento y sentimiento.

¿Puede presentar un relato a su protagonista de una forma más deliciosa, enigmática y compleja que esta?: “Hay que advertir que el señor Tiburius, de joven, era un gran mentecato”. Difícilmente. Así habla por vez primera Stifter de Tiburios Kneight, el “héroe” de su historia, un tipo neurasténico, solitario y misántropo que cansado de su vida lujosa y vana, visita un balneario siguiendo los consejos de un alocado médico, para curarse en él de su hastío vital pero no tomando fármacos u otros medicamentos artificiales, sino dedicándose a disfrutar del paisaje, los bosques, la naturalezas, es decir, paseando por el sendero del bosque. Una lección histórica, por tanto, de ecologismo, de modernidad, de progresismo inteligente.

Un escritor genial este Adalbert, un escritor que en lengua alemana es toda una referencia clásica y que, sin embargo, no deja de ser un gran desconocido incluso para muchos de los más refinados e impenitentes lectores en español. Lean las aventuras del señor Tiburios, ese mentecato de joven. Paseen con él por el sendero del bosque. Es un paseo que jamás se olvidará.


***


Últimas colaboraciones de Juan Antonio González Fuentes en Ojos de Papel:

-Álvaro PomboVirginia o el interior del mundo (Planeta, 2009)

-Clint EastwoodGran Torino (2008)


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El futuro según Saramago (por Justo Serna)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Muakuku Rondo Igambo (por Jesús Martínez)