Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Una lectura de “Lo que dijimos nos persigue” (Pre-Textos, 2013), de Nikola Madzirov
  • Cine

    Antichrist, película de Lars Von Trier (crítica de Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Fall, CD de Norah Jones (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Covers (1951-1964). Cultura, juventud y rebeldía: Exposición en La Nau (Valencia)
  • Blog

    Disparar a Roberto Bolaño leyendo Crepúsculo y Harry Potter (por Iván Alonso)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 28 de marzo de 2008
El Mahler de José Luís Pérez Arteaga
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[13979] Comentarios[3]
El crítico y musicólogo madrileño José Luis Pérez de Arteaga, acaba de ver culminada la que sin duda será una de sus obras capitales, la obra sobre Gustav Mahler que le ha llevado preparar varios años y que es una aportación esencial

Juan Antonio González Fuentes

Juan Antonio González Fuentes

Muchos de los días 1 de enero de cada año de mi infancia y adolescencia tienen un mismo escenario y una misma banda sonora. El escenario es el salón de la casa de mi abuela materna en el número 20 de la calle Tantín de Santander, y la banda sonora la conforman lo sonidos de los valses de la familia Strauss interpretados por la Filarmónica de Viena dirigida por algún afamado director. La música vienesa, que nos llegaba a los nietos de mi abuela a través de la retransmisión televisiva de Televisión Española, venía presentada por los comentarios de una voz amistosa y conocida que llegó a hacérseme de verdad familiar. Me refiero a la voz del crítico y musicólogo madrileño José Luís Pérez de Arteaga.

Pasados los años conocí a Pérez de Arteaga a través de una amiga común de oficio periodista. El encuentro se produjo en los conciertos de Festival Internacional de Santander, donde tras la primera presentación siempre que coincidíamos intercambiábamos saludos y comentarios. Luego, en alguna que otra ocasión, comimos juntos y hablamos hasta el hartazgo de música; bueno, con sinceridad, yo escuchaba embelesado el discurso erudito y subyugante. En aquella época compré algunos de sus trabajos y me los dedicó con sincera amabilidad: una breve biografía de Gustav Mahler para la editorial Salvat, y la esplendida traducción y edición de Testimonio, el libro de Solomón Vólkov que se presentó como las memorias de Shostakóvich

José Luis Pérez de Arteaga: Mahler (Fundación Scherzo-Antonio Machado Libros, Madrid, 2007)

José Luis Pérez de Arteaga: Mahler (Fundación Scherzo-Antonio Machado Libros, Madrid, 2007)

La última vez que nos vimos y cenamos juntos fue con motivo de un ciclo de conferencias que organicé en la Fundación Marcelino Botín con motivo del 250 aniversario del nacimiento de Mozart. En aquella ocasión, tras una espléndida conferencia y una no menos estupenda cena, José Luís me comentó a los postres que estaba ya cerca de poner punto final a su proyecto más ambicioso hasta la fecha, un amplio y muy documentado libro sobre uno de nuestros mitos en común, el compositor y director de orquesta bohemio Gustav Mahler.

No recuerdo quizá con plena exactitud cómo llegué a Mahler y a su música, pero sí tengo claro el recuerdo de una noche madrileña muy especial. Debió ser hace casi veinte años, era una de mis primeras estancias largas en Madrid por motivos de trabajo, y me alojaba en la casa modesta de unas amigas en la zona de Usera. Al día siguiente regresaba a Santander, y el calor de la noche veraniega era pegajosa, no facilitaba la llegada del sueño. Asomado con medio cuerpo fuera buscando algún frescor en la noche, observaba a los barrenderos municipales regar con mangueras un mísero parque cercano y escuchaba además la radio con auriculares. La emisora era Radio2, la emisora de la radiotelevisión española dedicada por entero a la música clásica y el jazz. El locutor anunció la retransmisión de una sinfonía de Mahler para mi entonces por completo desconocida, la Novena, en la versión de Sinfónica de Chicago dirigida por Carlo Maria Giulini. El locutor apostilló que escucharíamos una de las grabaciones míticas de la historia de la fonografía. Presté especial atención y me dispuse a escuchar. La experiencia fue conmovedora, es decir, me conmovió hasta el mismo tuétano de los huesos.

Puedo certificar que esa noche nació mi devoción mahleriana, ajena, lo aseguro, a las recomendaciones melómanas del que fuera vicepresidente socialista de nuestro gobierno, Alfonso Guerra, y a la banda sonora de la muerte veneciana que rodó Visconti. No paré hasta dar con la versión de Gulini, que encontré en una tienda londinense no mucho más tarde, y a mi iniciación y posterior profundización en el universo de Mahler contribuyeron libros (cartas, memorias, trabajos de Bruno Walter, de Alma Mahler, de Pierre Boulez, de Leonard Bernstein) y audiciones, fundamentalmente las de la integral sinfónica en magnífica versión de Rafael Kubelik dirigiendo a la Orquesta de la Radiodifusión de Baviera, las diferentes que poseo de los distintos ciclos de lieder (canciones), y la hermosísima y compleja Canción de la Tierra con Bernstein (mahleriano de pro) al frente de la Filarmónica de Viena.

Novena Sinfonía de Gustav Mahler, interpretada por Leonard Bernstein y la Filarmónica de Viena (vídeo colgado en YouTube por dejapan)

Hace unas semanas ví en el suplemento cultural que ofrece los jueves el diario El Mundo una reseña del recientemente aparecido Mahler de Pérez de Arteaga, editado a finales del 2007 por los sellos editoriales Antonio Machado Libros y la Fundación Scherzo. Las casi seiscientas páginas de la obra de Arteaga, con las que aún no me he metido una a una y a fondo, y que sé por propia confesión que le han costado años y años de esfuerzo y la consulta de documentos inéditos o poco analizados, prometen felicidades mil para los aficionados y estudiosos mahlerianos.

Pérez de Arteaga ha dividido el libro en cuatro capítulos básicos: la biografía, el estudio de la obra, la discografía y la bibliografía. A primera vista quizá lo que más llama la atención de este trabajo es el detalladísimo compendio discográfico que aporta el libro: casi doscientas páginas dedicadas a anotar y calificar por su calidad la amplísima discografía mahleriana existente, un esfuerzo que, por sí solo, ya merecería el aplauso y la consideración de los expertos, pues referencia más de 2.000 grabaciones. Un trabajo titánico.

Repito, no he leído aún la obra y quiero dejar aquí constancia tan sólo de la noticia de su aparición en el mercado. Lo que parece evidente, y así las críticas a las que he tenido acceso lo corroboran, es que Pérez de Arteaga acaba de aportar a la bibliografía mahleriana una obra de primer nivel, una obra de divulgación de altísima calidad, unas páginas llamadas a ser referencia ineludible en los próximos estudios y trabajos sobre el genial músico bohemio. Que dicha referencia sea obra de un español es para congratularnos como compatriotas, y quiero leer en ello un ejemplo de que, poco a poco, lentamente, algunas cosas sí que cambian en el verdadero ser de la cultura española, y lo están haciendo para bien. Felicitémonos y felicitemos a José Luís por su tesón, esfuerzo, capacidad de trabajo y el resultado final de su dedicación. Los mahlerianos del mundo estamos de enhorabuena, celebrémoslo leyendo estas páginas ya hoy, según los indicios, para nosotros indispensables.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
18.05.2009 20:30:07 - Juan Carlos



Estimado Señor: Me llama la atención que nunca se hace referencia a dos obras, una a medias, de Mahler que no por eso deja de ser interesante. Una es la ultima Sinfonía, décima, terminada por Zemlisky y lo otro, el único movimiento de cuarteto escrito por este autor. Lo tengo grabado en Buenos Aires, hace muchos años por el Cuarteto Italiano. Sería interesante divulgar estas obras como parte de este insigne autor, del cual también soy devoto.
Atentamente,
Juan Carlos Beiroa Ruibal
Alicante.


17.10.2009 10:23:06 - isabel



Me gusta mucho Mhaler, pero encuentro dificil en tender su lenguaje, me gustaria encontrar un libro con el análisis de sus obras.


08.02.2017 14:55:25 - Alfonso Ansó



Ha fallecido José Luis Pérez de Arteaga, el mayor especialista de Mahler en España. Una pérdida irreparable.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La verdadera dimensión de la amenaza terrorista
  • Publicidad

  • Autores

    Ngugi wa Thiong’o y el Diablo crucificado (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)