Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    La sombra del poder, película del director Kevin Macdonald (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Las mudanzas del cante en tiempos de Silverio Franconetti (por Guillermo Castro Buendía)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Violencia y política en España
  • Blog

    ¡Viva la república!, ¡Muerte al Borbón!, Joan Tardá dixit (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Cortos americanos (por Peter Redwhite)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Francisco Javier Carballo (foto de Jesús Martínez)

Francisco Javier Carballo (foto de Jesús Martínez)




Opinión/Entrevista
Entrevista a Francisco Javier Carballo, autor de Circo Ensayo
Por Jesús Martínez, miércoles, 16 de octubre de 2013
La vida

Sostiene Pereira. Es con esta novela afortunada (por mor de sus metálicas y plateadas letras) que el escritor italoportugués Antonio Tabucchi tocó el corazón de los agraciados, aun los agoreros. Y es con la película homónima, del director Roberto Faenza, que el actor Marcello Mastroianni se metió a los agoreros en el bolsillo, aun los descarados mentirosos, más muertos que vivos. Sostiene.

Es la última secuencia de Sostiene Pereira. Mastroianni prepara la maleta y la llena de vida. Para luchar contra la muerte en la Guerra Civil española. Hastiado ya de los malogrados obituarios que redacta en el diario Lisboa. Es cuando vemos en Pereira al escritor Francisco Javier Carballo (Málaga, 1979), autor de Circo Ensayo (Ediciones Carena, 2013), el dietario sincero de un treintañero en una gran ciudad (pongamos que hablo de Barcelona), el toma y daca de su callejear, su vida. Francisco es vida. Y es su vida la que exhibe, la que pone en tela de juicio, en la que cree y que defiende. La vida.

“Es un circo porque, en el fondo, esta sociedad es un espectáculo en sí misma. Y es ensayo porque lo que busco es que la gente aprenda algo con la lectura. Se trata de la reflexión interna de lo que está pasando, no sólo de mi vida sino de la sociedad”, recoge Francisco Javier Carballo, espigado como los palillos de avena, inconformista, predispuesto y devorador de bocadillos y conversaciones. “El personaje principal de Circo Ensayo es inconstante, voluble, elástico, imprevisible, que no improbable.” Imprevisible.

Esto último lo toma prestado de Blaise Pascal, uno de los pensadores de su cuerda, junto con los socios de la vida y las ciencias cognitivas Albert Camus, Miguel de Unamuno y Samuel Beckett (le inspiró Esperando a Godot, a quien sigue esperando). No en vano, Javier se acaba de matricular de la carrera de Filosofía, en la Universitat de Barcelona (“estaba solo en ventanilla, para cumplimentar el formulario”). Todos ellos son vida, no muerte. Imperfectos. Inseguros. Dubitativos. Ergo humanos, que no entes jurídicos, que no muerte. Él mismo se reafirma: “La humanidad sigue su curso”. Sustituir humanidad por nosotros. Imperfectos.

“Hoy la literatura es como el cine. Sólo se copia, no se innova, y hay que romper las reglas, transgredir, arriesgar, que el escritor te pida que tú le entiendas, no al revés”, difiere Javier, que se toma dos cervezas en la granja Gavà, en la calle de las putas de Joaquin Costa, en el barrio del Raval de Barcelona. De mientras, en el mundo, el nuevo primer ministro de Egipto Adli Mansur hace un llamamiento al diálogo, y Almería se incendia por una tormenta eléctrica de dos mil rayos. Putas.

“Literatura de reflexión, no de evasión”, confirma. Pero él prefiere hablar de heterofenomenología, concepto del profesor de Boston Daniel Dennett que viene a significar que todo lo que ocurre está influido por un proceso más regular, “interesante y simple”. La heterofenomenología es como una vida sin invierno. Venturosa vida sin muerte. Venturosa.

El alma de Francisco Javier Carballo es consciente del placer intelectual “de sentir que se es”. Por eso, a veces, se embriaga. Por eso es poeta, a la vereda de Rilke. Y vive poéticamente. Y no muere. No muere.

Llegado a la capital catalana en septiembre del 2010, trabaja como camarero en el restaurante vietnamita Bun Bo (carrer dels Àngels, 6). Como un ladrón, en las comandas de hojas muertas roba frases lapidarias que deslumbran por su grandeza o su falta de sensibilidad. Y arranca los frutos del árbol de la vida para empacharse con ellos: “La única oportunidad que tenemos es cuando estamos vivos. La única oportunidad de la vida es la vida misma”. Grandeza.

En Circo Ensayo se propone cambiar a las personas mediante el pensamiento, y animarlas a vivir plenamente, sin peto, a pelo. Vivir. Dejar de matar las horas. Matar. Para que la tríada del arquitecto romano Marco Vitrubio (belleza, firmeza, utilidad) encaje en la vida de cada cual. La vida. La vida. La vida. 

“Lo bueno es convertirte en único sin que los demás lo reconozcan”, sostiene Carballo. “El deseo actual, señalado en los procesos sexuales, es una mera proyección de la fantasía, en definitiva, de la decepción y el simulacro”, Carballo sostiene.

Y entonces la vida se levanta, se va al lavabo de la Granja Gavà, en la que ya meaba Terenci Moix. Y la vida tira de la cadena. Y nuevamente en la barra, sostiene a la imponente camarera, con un guiño de vida. Y la vida pide otra Estrella. Otra.

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Este no es mi bombín (milrazones, 2013), de J. Klassen (por Carmen Palomo García)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Felipe López-Aranguren, autor de Memoria del no poder (por Jesús Martínez)