Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Thoreau, Ortiz, De Negri, Ellsberg, Sulzberger, Bradlee, Manning, Snowden, et al
  • Cine

    A ras de suelo. ¿Enterrar a los muertos? (por Alejandro Lillo)
  • Sugerencias

  • Música

    Christmas In The Heart, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    ¿Memoria colectiva?
  • Blog

    El cine de Milos Forman en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Edward Thomas: Poesía completa
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Edward Sharpe and the Magnetic Zeros: <i>Here</i> (2012)

Edward Sharpe and the Magnetic Zeros: Here (2012)

    GÉNERO
Música

    TEMA
Crítica de Here, CD de Eward Sharpe and the Magnetic Zeros (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: 2012. Discográfica: BMG Chrysalis. Edición: Reuben Cohen y Lurssen Mastering. Mezcla: Alex Erbert y Matt Linesch. Producción: Alex Erbert for Community Music. Composición: Edward Sharpe and The Magnetic Zeros. Arte: Alex, Christian y Josh. Fotografía: Myles Pettingill



Edward Sharpe and the Magnetic Zeros: <i>Up From Below</i> (2009)

Edward Sharpe and the Magnetic Zeros: Up From Below (2009)

Alex Ebert (Edward Sharpe) en 2009 (fuente de la foto: wikipedia)

Alex Ebert (Edward Sharpe) en 2009 (fuente de la foto: wikipedia)

Jade Castrinos en 2009 (fuente de la foto: wikipedia)

Jade Castrinos en 2009 (fuente de la foto: wikipedia)

Edward Sharpe and the Magnetic Zeros: <i>Up From Below</i> (2009)

Edward Sharpe and the Magnetic Zeros: Up From Below (2009)


Magazine/Música
Here, CD de Edward Sharpe and the Magnetic Zeros
Por Marion Cassabalian, miércoles, 07 de noviembre de 2012
La banda de hippies Edward Sharpe and the Magnetic Zeros vuelve con un segundo álbum, Here, igual de setentero que el primero. Además de unas tremendas ganas de bailar, este disco provoca extrañas sensaciones como las de querer abrazar a su vecino o de irse a vivir al campo en una comunidad… A pesar de que el nivel musical no sea particularmente elevado, es un buen disco que merece la pena, aunque solo sea por las sonrisas que dibuja en la cara.

Edward Sharpe y sus Magnetic Zeros nos proponen, en su segundo álbum titulado Here, un viaje dulce hacia un bosque encantado. Con voces celestiales muy setenteras, la banda mezcla los coros y la pandereta con una magia agradable e hipnótica a lo largo de nueve temas particularmente optimistas y felices. Lo único malo de este disco es que es demasiado corto.



Edward Sharpe & The Magnetic Zeros: "That's What's Up" (vídeo colgado en YouTube por JIMMY KIMMEL LIVE)

 

Desde la primera canción, “Man on Fire”, nos instalamos en el van de los Magnetic Zeros y nos vamos de gira con ellos, que sea desde nuestro sofá o desde la calle, el pelo al viento y el acordeón en el baúl. En vivo, la sensación es aún mayor. Que seamos fans o enamorados por primera vez, todos en algún momento queremos ser parte de este grupo de músicos y simpáticos trovadores que son los Magnetic Zeros.

 

Alex Ebert, el más carismático de la banda, cambió su nombre por el de un personaje de una de las novelas que estaba escribiendo, Edward Sharpe, ya que quería cambiar de vida y de identidad después de un pasado lamentablemente demasiado ligado con la heroína. Su nueva vida se llenó entonces de espiritualidad y Sharpe pudo dar riendas sueltas a sus convicciones hippies. Sus buenas intenciones y su reinserción en un mundo sin drogas (¡duras!) le fue recompensado con el amor. Sharpe conoció entonces a Jade Castrinos, una mujer cuyo físico, voz y actitud, recuerdan a ratos a Janis Joplin, Joan Baez o Yoko Ono, formando una pareja exitosa en la vida y en el escenario.





Edward Sharpe & The Magnetic Zeros: "I Don't Wanna Pray" (vídeo colgado en YouTube por kcrw)

 

De este encuentro, no solamente surgió el amor, sino que también nació la creatividad musical y la amistad ya que los amigos músicos de Jade, ella y Sharpe se juntaron para tocar y nacieron los Magnetic Zeros. La química entre los miembros de esta banda fue evidente y contagiosa.

El primer álbum de esta formación, Up From Below, se grabó en 2009 en Laurel Canyon, lugar mítico de California y pasaje obligatorio por toda banda buscando las vibraciones y la inspiración de los antepasados de la época dorada de los músicos hippies de la región, desde Jimmy Hendrix a James Taylor, pasando por algunos miembros de los Rolling Stones entre otros. De esta casa encantada han salido varios músicos contemporáneos como Jonathan Wilson, por ejemplo, también hechizados por los sonidos de estos años de fertilidad musical y de esta filosofía comunitaria que se desprende hoy de los Magnetic Zeros.

 

En este primer álbum, aparece la canción, “Home”, que cuenta la historia de amor entre la pareja protagonista del grupo. Este tema, tremendamente lleno de buena onda y de energía positiva, es para escuchar sin falta de vez en cuando para recordar las cosas dulces y los buenos momentos de la vida.





Edward Sharpe & The Magnetic Zeros: "Dear Believer" (vídeo colgado en YouTube por lilruny)

 

El segundo álbum, Here, también está lleno de buenas ondas, de amor y de sol. Después de conquistarnos con el primer tema, “Man on Fire”, los Magnetic Zeros nos hacen bailar con “That’s What’s Up”, la segunda canción en la que Jade Castrinos luce una voz más blusera que nunca. A ratos, tenemos realmente la sensación de haber viajado 40 años atrás y de formar parte de la excelente y tan emblemática comedia musical de Milos Forman, Hair.

 

En el tercer tema, Sharpe canta con su dulce voz y unos coros que son una de las fuerzas musicales de la banda, que “adora a su dios porque dios es amor”. Tanto “hipismo” podría parecer forzado, pero al parecer, Edward Shape y los Magnetic Zeros lo viven plenamente y sin deseo de pretender. Lo mejor es dejarse llevar por estos mensajes de paz y amor y tocar las palmas en ritmo. Este tercer tema nos lleva al interior de una iglesia (no sabemos bien cuál, pero esto no parece importar) en la que lo fundamental es simplemente el hecho de creer en algo (o alguien)...





Edward Sharpe & The Magnetic Zeros: "Mayla" (vídeo colgado en YouTube por lilruny)

 

A pesar de ser un tema más tranquilo, la cuarta canción titulada ”Mayla”, transmite sus dosis de amor incondicional por la belleza de la vida. Los coros siguen estando presentes, dando un relieve particular a la melodía, como una sensación de elevación que se confunde con las letras cada vez más espirituales. El tema siguiente, “Dear Believer”, empieza de forma muy tranquila, pero, poco a poco, esta melodía llena de esperanza se carga de más emociones (gracias, entre otros a los vientos). Esta emoción decae en “Child”, la canción siguiente, que simplemente transmite serenidad, al igual que “One Love to Another”.

 

Cuando el nivel musical parece disminuir y llegan los primeros segundos de algo que podría parecerse a un comienzo de aburrimiento, Edward Sharpe and the Magnetic Zeros arrancan con “Fiya Wata”, un curioso tema cuya instrumentalización flirtea con una onda psicodélica, mezclándose con los eternos coros que representan sin duda el mejor instrumento de esta banda.





Edward Sharpe & The Magnetic Zeros: "Up From Below (Big Easy Express)" (vídeo colgado en YouTube por joao2f)


Para terminar, una hermosa balada, muy representativa del estilo a la vez peculiar y tradicional de este grupo, titulado simplemente “Here”.

 

Dicen que este segundo álbum es la primera parte de un díptico cuya segunda parte saldrá próximamente. Ojala no tengamos que esperar demasiado de manera que la sonrisa que tenemos dibujada en la cara no desaparezca…





Edward Sharpe & The Magnetic Zeros: "Man On Fire" (vídeo colgado en YouTube por TheMagneticZeros)

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Río de la memoria. Una mirada lectora a la poesía de Marta López Vilar
  • Publicidad

  • Autores

    Cómo se escribe la hª. Las claves para entender la hª y otros ensayos (por Barbara W. Tuchman)