Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Mala, CD de Devendra Banhart (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, película de Niels Arden Oplev
  • Sugerencias

  • Música

    Contrabendo, CD de Calvin Russel (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La Guerra Civil española
  • Blog

    Antonio Machado, un patriota español (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    El abrazo de Fatma, de León Moré (Ediciones Carena, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    NOMBRE
Bruno Sarabia Rupérez

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Madrid, 1982

    CURRICULUM
Licenciado en Económicas. Trabaja como asesor financiero del Banco de Santander



Bruno Sarabia Rupérez

Bruno Sarabia Rupérez


Tribuna/Tribuna libre
La crisis hipotecaria española
Por Bruno Sarabia Rupérez, lunes, 5 de mayo de 2008
Desde este verano estamos asistiendo a lo que se ha comenzado a llamar crisis hipotecaria, esto responde a un cambio en el ciclo económico de la economía española y magnificado por una situación previa ocurrida en Estados Unidos que responde por el nombre de crisis hipotecaria subprime. El concepto de crisis subprime engloba una situación caracterizada por la concesión de créditos de alto riesgo en operaciones de adquisición de bienes inmuebles que posteriormente se capitalizaban y vendían como fondos de inversión.
Podemos considerar tres factores como desencadenantes de la crisis económica, primero la desaceleración económica del país, segundo, durante los últimos meses se ha generado una fuerte apreciación del euro frente al dólar y, tercero, una subida rápida y pronunciada de los tipos de interés. Y es por todo lo anterior que se hace necesario indicar que en un marco de globalización económica, y como ha ocurrido en otras muchas ocasiones, este proceso iniciado en tierras americanas ha afectado una vez más a la economía mundial y en especial a la española, una vez más y de forma negativa, minando la fuerza económica de España.

Es más, se debería de tener en cuenta las siguiente variables locales que acentúan esta crisis y la diferencia de la de otros países europeos: una política económica centralizada de control de inflación dirigida por el presidente del Banco Central Europeo (Jean Claude Trichet) que tradicionalmente no está en línea con los intereses ni la situación real de la economía española y que lleva consigo un aumento de los tipos de interés que, hasta la fecha, podría definirse como vertiginoso por su rápido incremento (prácticamente se ha duplicado en el último año); una tendencia marcada a la obtención de financiación de préstamos con tipos de interés variable a diferencia de nuestros vecinos europeos, que eligen la financiación a tipo fijo, y que se debe a dos aspectos singulares: el primero es que ante tipos de interés bajos un préstamo referenciado a tipos de interés variable siempre es menor que uno a tipo fijo, el segundo ha sido la búsqueda por parte de las entidades financieras de asegurar un beneficio en escenarios de subida de tipos, para lo que se hace necesario el ofertar los créditos a tipo variable. El tercer y último punto, y no por ello menos importante, es que nuestro país ha reducido sensiblemente su capacidad de ahorro y ha incrementado el nivel de endeudamiento.

En agosto de 2007 se desatan las consecuencias de las noticias llegadas desde el otro lado del Atlántico que vaticinan una crisis que se ha ido gestando a lo largo de los últimos años cuando convivían varios desencadenantes que se consideran sustanciales. Es conveniente destacarlos: un sector inmobiliario en auge al que no se le veían limites en su expansión y con políticas de precio en alza en contra de una peor calidad de los materiales de construcción, que suponían un mayor beneficio para promotores y constructores; una política de endeudamiento, en la mayoría de los casos dirigida por las entidades financieras, basada en préstamos a tipo variable con carencia que permitían el acceso al crédito a prácticamente toda la población; una sociedad más preocupada por el consumo y el bienestar que en el ahorro; y en relación con todos ellos, siendo posiblemente el mas importante de los desencadenantes, la confianza en un período de bonanza marcado por tipos de intereses bajos que se han visto duplicados rápidamente en el corto plazo.
 
Esta situación afecta tanto a particulares y empresas, donde un exceso de liquidez en los mercados se acompaña de un mayor consumo y, por desgracia, en los tiempos que corren, también de un menor ahorro, como se pueden ver en los últimos datos de endeudamiento que se cifran en torno al doble de la renta per cápita percibida

Si se hace un análisis mas detallado del mercado inmobiliario, descubrimos que es un sector que desde hacia tiempo daba signos de estar en lo más álgido de su curva de crecimiento, donde continuamente se hablaba de la explosión de la “burbuja inmobiliaria” y del excesivo incremento en los precios de las viviendas. El ritmo de crecimiento de este sector no correspondía con la cantidad real demandada ni con los precios que esta demanda podría soportar en el país y que, como se ha podido observar, han llegado a multiplicarse su valor en los últimos años. A estos factores mencionados hay que añadir el periodo de bonanza económica donde las entidades financieras han sido muy generosas en la concesión de todo tipo de financiación, tanto a particulares como a empresas. Este marco que se deja entrever hace muy atractivo el endeudamiento, respondiendo la sociedad con la compra de inmuebles, incluso por encima de las posibilidades reales, colaborando en el incremento de los índices de consumo y endeudamiento del país a niveles desconocidos hasta la fecha.

Es todo este maremágnum de condicionantes lo que ha permitido gestar la tan temida crisis hipotecaria. Entidades financieras que abren sus puertas a la concesión de créditos tremendamente atractivos para un público incauto y poco conocedor de los mercados financieros y su funcionamiento, normalmente a un tipo de interés variable que repercute en una cuotas que navegan al son del Euribor (índice de referencia que determina el precio de intercambio del dinero entre las entidades financieras) y que van en beneficio de los prestamistas. Ofertas de créditos hipotecarios con carencia a particulares en donde no se advierte de las consecuencias negativas que tienen para ellos y que son, sin embargo, perfectamente indicados para otros tipos de créditos financieros, sobre todo dirigidos a empresas.

Esta situación afecta tanto a particulares y empresas, donde un exceso de liquidez en los mercados se acompaña de un mayor consumo y, por desgracia, en los tiempos que corren, también de un menor ahorro, como se pueden ver en los últimos datos de endeudamiento que se cifran en torno al doble de la renta per cápita percibida.
Si nos referimos al sector de particulares, esta crisis finalmente se traduce en un incremento elevado en la renta destinada a financiar la compra de su vivienda, destacando aquellas hipotecas que se han firmado en los últimos años que, como comentábamos anteriormente, se han firmado con períodos de carencia entre uno y dos años, lo que se traduce en la nula reducción del capital pendiente de las mismas y en duplicar los intereses a pagar (se ha pasado de tipos del 2,25% al 4,95% en apenas dos años), lo que finalmente se traduce en cuotas apenas soportables para la mayoría de las familias.

En cuanto al caso particular de las empresas, se puede decir que la crisis les afecta en mayor medida y por partida doble. Por un lado, las empresas requieren de mayor financiación para mantener sus volúmenes de crecimiento a unos precios cada vez más altos. Por otro, deben ver reducidos sus ingresos dado el menor consumo, lo que en numerosos casos se ha traducido en la insostenibilidad económica de la firma, teniendo que llevar a cabo reducciones de plantilla y finalmente presentarse al procedimiento concursal, anteriormente conocido como suspensión de pagos.

Este hecho es particularmente grave ya que se crea una espiral de reducción de consumo y, por tanto, de actividad industrial y comercial que sólo puede pararse con una política económica adecuada marcada desde las Entidades Públicas correspondientes.
 
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El mensaje del muerto, de Florence Marryat (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Cómo se escribe la hª. Las claves para entender la hª y otros ensayos (por Barbara W. Tuchman)