Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    Déjame entrar, película de Tomas Alfredson (crítica de Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Witmark Demos, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    El agua en España
  • Blog

    Puccini en una vieja maleta (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Desayuno de tedios con café y azúcar (por Zamir Bechara)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 25 de junio de 2009
Salvador Dalí y Edmund Klein: una historia de dibujos y cáncer de piel
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5448] Comentarios[1]
Edmund Klein, fue médico e investigador norteamericano especializado en el tratamiento del cáncer de piel a quien Salvador Dalí acudió durante años para someterse a tratamiento de su cáncer. Dalí y el doctor Klein trabaron amistad, y éste lo visitó en consulta durante una década tanto en Nueva York, París o la Costa Brava española. Las costosas consultas y tratamientos Dalí los pagó siempre con dibujos creados expresamente para el médico


Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes 

No estoy del todo seguro, pero creo que fue André Breton quien rebautizó a Dalí con el apelativo Avida dollars, algo así como hambriento de dólares. Al parecer Salvador Dalí no estaba tan hambriento de vil metal en su juventud, y cuentan que fue a partir de su encuentro con Gala cuando la pasión por el oro reluciente condicionó sobremanera la forma de ser y actuar del pintor ampurdanés. Desconozco si la influencia de Gala en este sentido fue tal, y tampoco creo que el codiciar oro o dinero sea algo terrible y en sí despreciable, además la historia me suena a bíblica maldición: la hembra avariciosa que termina transformando al artista despreocupado en un fanático comercial de su obra.

Lo que sí parece demostrado es que Dalí no era alguien muy desprendido y generoso con el propio dinero en el día a día. Creo recordar que algo insinúa él mismo al respecto durante la entrevista que grabó con Soler Serrano para Televisión Española a mediados de los años 1970. En este impagable entrevista asegura que, como Rockefeller, jamás llevaba dinero encima, acostumbrado a que todos le invitasen, o a pagar cuentas y servicios con dibujos improvisados.



Salvador Dalí: entrevista Soler Serrano (vídeo colgado en YouTube)

Esto es lo que le pasó con Edmund Klein, un médico e investigador norteamericano especializado en el tratamiento del cáncer de piel, y a quien Salvador Dalí acudió durante años para someterse a tratamiento de su cáncer. Dalí y el doctor Klein trabaron amistad, y éste lo visitó en consulta durante aproximadamente una década tanto en Nueva York, París o la Costa Brava española.

Las costosas consultas y tratamientos Dalí los pagó siempre con dibujos creados expresamente para el médico. A fin de cuentas eran dos artesanos, o dos artistas, cada uno en su género, que intercambiaban productos y conocimientos. “Para mi amigo, el doctor Klein, un don Quijote genético", esta frase aparece escrita en francés, y encima de la firma del pintor, junto a un dibujo daliniano del año 1973 que representa a un Quijote de tinta china. Otro dibujo, este del año 1978, representa una silueta humana de la que surgen alas, y junto a la firma de Dalí aparece escrito también en el idioma de Proust “mi ángel, el doctor Klein”.

El doctor Klein falleció hace ahora una década, y es su viuda la que desea vender al mejor postor estos dibujos inéditos del genio surrealista. Los dibujos hacen el número de 15, y han permanecido hasta hace bien poco guardados a cal y canto en una caja fuerte de una entidad bancaria de la ciudad de Búfalo, la segunda ciudad más grande del estado de Nueva York. Del 27 de junio al 9 de agosto de este año 2009 los dibujos serán exhibidos por la Universidad de Búfalo en la Anderson Gallery. Luego serán subastados y con un poco de suerte caerán en posesión de otro avida dollars. De avida dollars a avida dollars y tiro porque me toca: el arte, su mercado y demás cosas.

***

Últimas colaboraciones de Juan Antonio González Fuentes en Ojos de Papel:

-LIBRO: Jesús Pardo, Borrón y cuenta vieja (RBA Libros, 2009)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
17.08.2010 22:09:31 - dana maria acuña urdiales



de. cuales sus obra que las visto










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El Estatuto de Cataluña en Vidal-Quadras y Arcadi Espada (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    ¿Quién teme a Mario Vargas Llosa? (por Carlos Malamud)