Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Gloria, película de Sebastián Lelio (por Eva Pereiro López)
  • Cine

    Yo soy el amor (Io sono l’amore), película de Luca Guadagnino (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Nha Sentimento, CD de Cesaria Evora (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    El Medio Oriente y la Realidad (por Joel Salpak, 24-2-2001)
  • Blog

    Daniel Sánchez Arévalo en tertulia (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 24 de abril de 2008
El palacio en ruinas del último Gatopardo: Giuseppe Tomasi di Lampedusa
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6733] Comentarios[3]
En Palermo continúa en ruinas y aislado por una tapia el palacio en el que habitó el Príncipe de Lampedusa, “El Gatopardo”, uno de los grandes narradores de la ruina y la decadencia

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Giuseppe Tomasi di Lampedusa, Príncipe de Lampedusa y Duque de Palma de Montechiaro (Palermo, 1896-Roma, 1957), fue escritor de un solo libro, de una única obra maestra que, además, se editó póstuma, pues ninguna editorial le concedió valor a aquellas páginas en vida del escritor. El libro no vio la luz hasta 1958, cuando Elena Croce se lo hizo llegar a Giorgio Bassani y éste lo consiguió publicar en la editorial Feltrinelli. El título del libro, lo saben ustedes, es El Gatopardo. En 1959 obtuvo el Premio Strega y al poco fue llevada al cine por Visconti, convirtiéndose muy probablemente en su película más popular y aclamada. En nuestros días, El Gatopardo es una de la novelas italianas del siglo XX más traducidas y leídas por millones de lectores de todo el mundo, y su protagonista, Don Fabrizio Corbera, Príncipe de Salina, ha quedado en el imaginario cultural europeo del siglo pasado como epítome de quien es plenamente consciente de la desaparición de un mundo que da paso lentamente a otro distinto, aunque en la esencia íntima de las cosas, casi el mismo: “es necesario que todo cambien para que siga igual”.
 
No he contado la verdad. El Gatopardo no es el único libro de Lampedusa. Hay más. Por ejemplo, uno espléndido de cuentos recopilados bajo el título La sirena y otros relatos, y otro dedicado a la literatura de Stendhal que recuerdo sencillamente como genial. Pero no son libros concebidos por Lampedusa, son libros construidos por los estudiosos del aristócrata siciliano que entresacaron entre sus muchos papeles después de su muerte y su éxito. El libro sobre Stendhal, si no recuerdo mal del todo, está elaborado con los apuntes que tomó Lampedusa para dar charlas caseras a un grupo de jóvenes estudiantes en su palacio de Palermo. Jamás pensó, al parecer, en publicar esas “cosillas” que, sin embargo, son fascinantes.
 
Giuseppe Tomasi di Lampedusa
 
Giuseppe Tomasi di Lampedusa
 
Creo que tengo toda la obra de Lampedusa traducida al español, incluyendo una edición de El Gatopardo editada en Barcelona allá a principios de los años 1960, es decir, no mucho después de la primera edición original del libro. Tengo también la biografía que le dedicó David Gilmour y que editó Siruela hace unos años: un libro fascinante pues la vida de Lampedusa es fascinante, o al menos a mi me lo parece.
 
La vida en Palermo de Lampedusa era de un previsible absolutamente encantador. Prácticamente todos los días de su vida transcurrían igual: el desayuno en el mismo café de la misma calle, la visita diaria a su librería favorita, los paseos, la meticulosa vida ordenada en una palacio de proporciones casi inhumanas... Creo que Lampedusa le hace decir a su personaje Don Fabricio que un palacio del que se conozcan todas las habitaciones no es un palacio merecedor de tal nombre. Un palacio de verdad tiene que guardar rincones y estancias desconocidas por sus habitantes, al menos por generaciones enteras de habitantes que conocerán unas estancias y desconocerán otros, mientras que la generación siguiente, conocerá y habitará otras distintas.
 
Deseo viajar a Palermo y recorrer las calles abrasadas que recorrió el Príncipe di Lampedusa. Cuando llegué la oportunidad, buscaré el Palacio di Lampedusa, el Palacio de El Gatopardo, o al menos sus restos. El Palacio fue destruido por los bombardeos a los que se sometió la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, y me dicen, me cuentan, que continúa hoy en día tal y como lo dejaron las bombas, sólo que una tapia impide el acceso a las ruinas, a la geografía de la decadencia en el lugar en el que un día habitó uno de los narradores fundamentales de la decadencia, un príncipe siciliano al que nadie quiso publicarle un libro.

 
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.

Comentarios
02.09.2008 20:34:34 - Mariana Tagliafico



Soy un admiradora de Lampedusa, y estoy por partir a Palermo ,y quisiera saber la direccion del palacio del principe. muchas Gracias.
Mariana


15.10.2008 6:05:37 - teodoro campanaris
Respuesta al comentario de Mariana Tagliafico el 02.09.2008.

hola mariana, yo tambien admiro mucho a lampedusa,el gatoparde expone una decadencia, que con las debidas proporciones recuerda la decadencia de los hacendados yucatecos(mexico), si vas a palermo me encantaría tener imagenes del palacio en ruinas y del otro donde vive su hijo adoptivo y heredero,te agradeceré respondas.teodoro


23.06.2010 12:45:59 - Javier



A decir del propio Lampedusa, el Palacio de su familia que tenía 3 o cuatro plantas de 1.500 m2 cada una, fue destruido "deliberadamente" por las tropas de los aliados en la II guerra mundial, que desembarcaron en Sicilia con la ayuda de la Mafia. El Palacio está en muy malas condiciones, prácticamente quedan sólo los cimientos. Pero si váis a Palermo, os recomiendo un par de Palacios que están vinculados con Lampedusa, puesto que eran de su familia materna, uno es el Palacio de los Lanza, que se puede visitar y está en buen estado y otro es de los Filangieri de Cutó, que alberga un Hotel bastante cutre llamado Hotel Oriental, situado el la vía Maqueda, aunque el Palacio está muy descuidado, todavía se puede apreciar su decadente grandeza. Animáos a ir a Sicilia, que es mucha sicilia...










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La pérdida de El Dorado, de V. S. Naipaul (reseña de José María Lasalle)
  • Publicidad

  • Autores

    Ngugi wa Thiong’o y el Diablo crucificado (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)