Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Thoreau, Ortiz, De Negri, Ellsberg, Sulzberger, Bradlee, Manning, Snowden, et al
  • Cine

    La apología de la desesperación: notas sobre Anticristo de Lars Von Trier (por Pavel Lukianov)
  • Sugerencias

  • Música

    Bowie. Amando al extraterrestre (por Christopher Sandford)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Problemas de los emigrantes africanos en Europa (por Inongo vi-Makomé)
  • Blog

    Amedeo Modigliani en el Museo Thyssen (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Ana María Navales: El final de una pasión
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 14 de abril de 2008
Un ballo in maschera (Verdi) en el World Trade Center con Mickey Mouse
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5742] Comentarios[0]
Johann Kresnik ha situado Un ballo in maschera de Verdi en las ruinas del World Trade Center, ha desnudado a los figurantes y les ha puesto una máscara de Mickey Mouse

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Un ballo in maschera (Un baile de máscaras), es probablemente la ópera de Verdi que más problemas tuvo con la censura. Estrenada en 1859, seis años después de La Traviata, la censura impidió su primera representación en Nápoles, por lo que Roma acogió la premier después de que la censura vaticana también metiese mano al libreto.
 
La ópera pone en escena la muerte de un monarca, lo que en la época era absolutamente impensable tras los sucesos de la revolución francesa y los constantes acontecimientos revolucionarios de la primera mitad del siglo XIX en toda Europa.
 
Un ballo in maschera (Verdi) en el World Trade Center con Mickey Mouse
 
Un ballo in maschera (Verdi) en el World Trade Center con Mickey Mouse
 
La ópera se inspira en un hecho real, la muerte del rey Gustavo III de Suecia, pero Verdi se vio obligado a trasladar los acontecimientos a Norteamérica, más concretamente a Boston, convirtiendo al monarca en el gobernador de las colonias americanas. El autor del libreto fue el escritor Antonio Somma, quien se basó en la obra teatral de Eugène Scribe Gustave III ou Le Bal masqué.  Antes que Verdi, pero con mucha menos fortuna, llevaron a la ópera el mismo tema compositores como Mercadante o Auber. En nuestros días no es infrecuente que Un ballo se represente en su versión original, es decir, haciendo del tenor protagonista, Riccardo, un rey y no un gobernador en Boston.
 
Desconozco si la versión que de Un ballo se estrenó este pasado fin de semana en Erfurt, capital de Turingia, está protagonizada por un rey o un gobernador, pero creo que tal detalle no debe tener mucha importancia en el planteamiento de la ópera llevado a cabo por el austriaco Johann Kresnik, otro enfant terrible, como nuestro Calixto Bieito, de las puestas en escena operísticas de la actualidad.
 
Para la ocasión, y según narran las crónicas, Kresnik ha desarrollado la acción nada más y nada menos que en mismo centro de la zona cero neoyorkina. El decorado muestra las humeantes ruinas del World Trade Center, entre las que deambulan casi medio centenar de figurantes de mediana edad completamente desnudos y con sólo una máscara cubriéndoles el rostro (ya saben, un baile de máscaras). Una máscara del ratón Mickey, del disneysiano Mickey Mouse. Ah, se me olvida decirles: se agotaron las entradas.

 

 NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.

Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    ¿La democracia y sus enemigos?
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Gema Theus, autora de Este lugar no es para ti (por Jesús Martínez)