Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    (500) Días juntos, película de Marc Webb (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    I Love Your Glasses, CD de Russian Red (crítica de Francisco Fuster)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Cuba: antes y después de la crisis de castro (por Joaquín Roy)
  • Blog

    Moondog en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Desayuno de tedios con café y azúcar (por Zamir Bechara)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 7 de septiembre de 2007
¿Selección de fútbol catalana? Liga de fútbol catalana
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4997] Comentarios[1]
Joan Laporta piensa que Cataluña es una nación y que debe tener una selección de fútbol representativa. Bien, de acuerdo, pero que entonces se cree la liga catalana, y que el FC Barcelona compita sólo en ella.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

El verano está en su recta final en el calendario, y este año parece que han disminudido muy significativamente los incendios en los bosques españoles, no así los incendios provocados por los nacionalismos en España, que queman y queman hectáreas de paciencia y racionalidad como si no costaran.

El nuevo incendio, si tenemos en cuenta que los gallegos nacionalistas se pirran por hacerse pirónamos y que la tierra del País Vasco ya es un desierto calcinado al que se le sigue echando gasolina, viene otra vez desde Cataluña, y de nuevo tiene que ver con el deporte, y más concretamente con el balompié. Aprovechando la presencia de una supuesta selección catalana de fútbol sala en un campeonato oficoso, y la negativa de la Real Federación Española con respecto a que los catalanes puedan jugar contra una selección de los EE.UU, parece haberse desatado una nueva campaña reivindicativa en Cataluña a favor de sus selecciones deportivas, campaña a la que se han sumado con disciplina plena y fervor patriótico el F.C Barcelona y el R.C.D. Español, también de la ciudad condal.

Con sinceridad absoluta creo que esto ya no tiene arreglo, y que de haberlo, sólo puede construirse desde la firmeza absoluta y la exigencia del cumplimiento de la Ley y la Constitución por parte de los dos grandes partidos españoles unidos. Debería haber asuntos de Estado en los que el posicionamiento de los dos partidos fuera el mismo, y muy posiblemente entonces otro gallo cantaría, y seguro que la sinrazón y la demagogia nacionalista darían los oportunos y necesarios pasos atrás que su verdadero apoyo y repercusión merecen.

La cuestión es que el señor Laporta, presidente del F.C. Barcelona, le grita a los cuatro vientos que Cataluña necesita selecciones deportivas porque es toda una nación. Y poco más o menos que lo mismo hacen los dirigentes del R.C.D. Español, y también los representantes de las altas instancias autonómicas catalanas. Sólo discrepan Laporta y los políticos en saber quién debe dar la cara. Laporta exige enfadado que sean los políticos los que actúen de fueza de choque, y los políticos quieren que sean los grandes equipos deportivos catalanes, con el Barça a la cabeza, quienes inicien y se empeñen en las hostilidades. Tendrán que ponerse de acuerdo.

Laporta alza la voz para asegurar que Cataluña es una nación, y que como tal necesita y merece selecciones nacionales deportivas, sin embargo el equipo al que él dirige en los despachos juega la liga española desde hace un siglo, obtiene cuantiosos ingresos por la retransmisión televisiva de sus partidos de la liga española, tiene miles de socios que lo son por ver cómo derrota en los terrenos de juego al Real Madrid, al Valencia o al Sevilla, y muy probablemente tenga más simpatizantes y seguidores en el resto de España que en Cataluña, sea o no sea nación.

Escribo todo esto porque el nacionalismo del señor Laporta es como el de muchísimos otros nacionalistas que conviven en la piel de toro: primero yo, después yo, y lo que sobre para mi. El señor Laporta quiere que su equipo sea el primero de una nueva nación europea, que dicha nación tenga selecciones deportivas, y que el FC Barcelona sea el abanderado simbólico, el brillante estilete de todo el cotarro. Pero a la vez quiere que su club siga jugando en una de las mejores y más competitivas ligas europeas, que cobre derechos televisivos multimillonarios por los partidos que juega en ella, que el estadio de Barcelona se llene cuando por ejemplo acude allí a jugar el Real Madrid, que las camisetas representativas de equipo se vendan por millares en Burgos, Santander o Almería…

Insisto, creo que a estas alturas del partido ya es prácticamente imparable el tema de las selecciones nacionales catalana, vasca y gallega. Bien, pues admitámoslo, pero admitámoslo con todas las consecuencias. ¿Que hay selección de fútbol catalana en competiciones internacionales al mismo nivel que la española? De acuerdo, pero entonces que exista una liga de fútbol catalana, como existe una liga de fútbol escocesa o galesa. Y que el FC Barcelona y el RCD Español jueguen entre sí, y lo hagan en una emocionante liga contra el Lérida, el Tarragona, el Gerona, el Tarrasa, el Hospitalet, el Badalona…, si es que estos equipos mencionados existen.

Es decir, que se confeccione una liga con 20, 18 ó 16 equipos catalanes, que juegen sólo entre ellos y que disputen tan particular liga. Veríamos entonces si al señor Laporta le hacía mucha gracia ser el equipo sí de una nueva nación, y ver radicalmente restingidos sus ingresos televisivos, la asistencia al estadio, la venta de camisetas, y la repercusión mediática de su equipo.

¿Jugaría Henry una liga catalana con lo que eso supondría para su carrera profesional? ¿Lo haría Ronaldinho? Lo hubieran hecho en su día Maradona, Schuster, Cruyff, Simonsen, etc… ¿Admitiría tal vez la Federación Portuguesa de Fútbol incluir en su liga al Barcelona y al Español sin que protestasen el resto de equipos portugueses? ¿Lo haría la Federación francesa, la belga, la suiza?

Como creo que escribió un día ese escritor ácido que fue Oscar Wilde: cuidado con lo que deseas, porque lo puedes conseguir.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
29.11.2010 11:22:46 - Josep Maria



Con todos mis respetos, ud. es el que politiza el fútbol, del cual no tiene ni papa, claro que existen los equipos que comenta. Estos pueden perfectamente jugar una primera división catalana (y por tanto acceder a competición europea un Nàstic o Lleida) mientras que el FC Barcelona puede jugar cualquier liga donde le acepten: futura liga europea, Francia, L. Naciones (Euskadi, Cat, Galicia), etc. Las ligas profesionales son estructuras privadas independientes de las federaciones. Incluso algunas de las propuestas las puede impulsar el FCB junto a otros clubes: por qué no Celtic, Rangers, Anderlecht, Rapid Viena, etc. a los cuales las respectivas les quedan pequeñas?










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Huida y fin de Joseph Roth, de Soma Morgensten (reseña de Miguel Martorell)
  • Publicidad

  • Autores

    Por los caminos de Proust o la vigencia de la tradición (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)