Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    El derecho a decidir. Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán
  • Cine

    Joseph McBride: Tras la pista de John Ford .Centauros del Desierto
  • Sugerencias

  • Música

    Led Zeppelin (Mothership)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Doctor House (por Bernabé Sarabia)
  • Blog

    New Order (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Un millonario inocente, de Stephen Vizinczey (RBA, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 6 de septiembre de 2007
El caballo loco de Abdelfattah Kilito
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5254] Comentarios[1]
En el libro El caballo de Nietzsche (Losada), el escritor árabe Abdelfattah Kilito nos cuenta su infancia de lector compulsivo y escritor en ciernes. Una historia hermosa e inolvidable

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

El padre del escritor Abdelfattah Kilito tenía un enorme respeto por los libros, aunque jamás había leído ninguno. Se sabía de memoria el Corán, y con eso le bastaba. El Corán era el único libro que leía, y tardaba en hacerlo más o menos un mes. En cuanto acababa volvía a empezar. Aplicaba las enseñanzas del Libro a todo, y para ocasión, para cada suceso, bueno o malo, tenía en la memoria el versículo adecuado, el versículo que hacía encajar todas las piezas del mundo en la realidad y posibilitaba comprenderla, asimilarla.


www.ojosdepapel.com

Abdelfattah Kilito: El caballo de Nietzsche (Losada)


Abdelfattah Kilito siempre quiso ser escritor, desde muy niño. Pero antes de lanzarse a la aventura fue lector, un lector empedernido, un lector que se preguntaba constantemente qué clásicos debía frecuentar e imitar para alcanzar la gloria en el oficio de las letras, qué caminos debía seguir para lograr el sueño de metamorfosearse en escritor, y en uno de algún éxito en el mundo. El niño que fue Abdelfattah Kilito se cuestionaba todas esas cosas, y lo hacía mientras habitaba en la antigua medina de una antigua ciudad marroquí, y le daba vueltas y vueltas a las cosas mientras dudaba también entre ser escritor en árabe clásico, en el árabe moderno que hablaba todos los días, o en el idioma extranjero (francés) de la metrópoli europea que le separaba de su contexto familiar y cultural, pero que le podía acercar al anhelado éxito y reconocimiento como escritor.

Todas estas cosas, y muchas más, son las que narra Abdelfattah Kilito en el primero de sus libros que se ha traducido al español, El caballo de Nietzsche (Editorial Losada). Hoy, en nuestros días, Abdelfattah Kilito (Rabat, 1945) es profesor de Letras en la Universidad de su ciudad natal, después de haberlo sido en Harvard, la Sorbona de París y en el Collège de France. Abdelfattah Kilito es un escritor conocido y reconocido, que ejerce su oficio en árabe y en francés, y que en este caballo nietzscheano que aquí recomendamos recuerda con ternura infinita su infancia de niño abandonado a la literatura, de promesa de escritor al que su madre le auguraba un final como el de Nietzsche: un pobre loco que paseaba por las calles abrazado sollozante al cuello de un caballo. De momento Abdelfattah Kilito nos ha regalado esta hermosa lectura, estas páginas que hablan de pasión, amor y un caballo que jamás abandona a los que se han extraviado en el latido de las palabras.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
26.10.2008 20:47:42 - nou savo tarado



aburrido










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La ofensa, de Ricardo Menéndez Salmón
  • Publicidad

  • Autores

    Ve y dilo en la montaña: James Arthur Baldwin (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)