Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Gloria, película de Sebastián Lelio (por Eva Pereiro López)
  • Cine

    La red social (The Social Network, 2010), película de David Fincher (por Carlos Abascal Peiró)
  • Sugerencias

  • Música

    Un día en el mundo, CD de Vetusta Morla (crítica de Francisco Fuster)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La verdadera dimensión de la amenaza terrorista  (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Blog

    Breve Historia de la Unión Europea (II) por (Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Desayuno de tedios con café y azúcar (por Zamir Bechara)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 20 de octubre de 2011
Daniel Riu Maraval: la profundidad de la alegría
Autor: José Membrive - Lecturas[5078] Comentarios[1]
En las puertas del Tanatorio de Sancho Dávila de Barcelona nos reunimos algunos de los que hemos tenido la suerte de compartir amistad con Daniel Riu Maraval. Y no hay manera de ponerse serio. Tristes sí, pero serios no. Lo mismo que el maestro Daniel. Es imposible recordarlo despojado de su sonrisa a la vez irónica y apasionada. Cada escena, cada anécdota viene acompañada de su sonrisa correspondiente. Ni siquiera cuando se plantaba con ritual solemnidad frente al plato de manitas de cerdo para celebrar que había superado alguna de sus frecuentes recaídas. Solemne pero risueño. Porque esta es otra cosa, Daniel tropezaba una y mil veces con la misma “pierna”, a condición de que estuviera bien cocinada y de esto él entendía un rato.

José Membrive

José Membrive

En las puertas del Tanatorio de Sancho Dávila de Barcelona nos reunimos algunos de los que hemos tenido la suerte de compartir amistad con Daniel Riu Maraval. Y no hay manera de ponerse serio. Tristes sí, pero serios no. Lo mismo que el maestro Daniel. Es imposible recordarlo despojado de su sonrisa a la vez irónica y apasionada. Cada escena, cada anécdota viene acompañada de su sonrisa correspondiente. Ni siquiera cuando se plantaba con ritual solemnidad frente al plato de manitas de cerdo para celebrar que había superado alguna de sus frecuentes recaídas. Solemne pero risueño. Porque esta es otra cosa, Daniel tropezaba una y mil veces con la misma “pierna”, a condición de que estuviera bien cocinada y de esto él entendía un rato.

“Nunca una poesía se ha parecido tan poco a su padre el poeta”, le dije una vez: él era torrencial, ella serena, él un niño, ella una sabia ancestral; él era un gozador, ella un pozo de sabiduría.

Su locuacidad torrencial, su voz grave, envolvente, la multiplicidad de vivencias, el sentido del humor para dar la vuelta a la frase en el momento más inesperado, su honda sabiduría y, sobre todo, el halo de tierna amistad que se desprendía de su verbo, lo consagraban siempre como el punto de referencia de cualquier reunión. Solo he conocido alguien que, en su presencia, lo mantuviera callado durante más de diez minutos: su gran amigo Luis Bettonica, gastrónomo, humanista y sabio.

Daniel Riu podía escribir un libro sobre cómo no se debería de freír un huevo o dedicar una tarde a hablar de cómo se cocinan unos garbanzos “de verdad”.

Felipe Aranguren lo reconocía: “es imposible estar triste mientras su recuerdo permanezca tan cercano. Me ocurre igual que con la muerte de José María Valverde, estas personas nunca transmiten dolor” Rogelio López Blanco y Araceli Palma-Gris estaban afectados, pero con cada imagen, con cada anécdota de Daniel renovaban una sonrisa viva. Porque Daniel era la metáfora de la vida.

Daniel Riu Maraval (1936-2011)

Daniel Riu Maraval (1936-2011)

Durante un momento, me retiro un poco, quiero hablar con él, o mejor, que sea él el que me hable. Así que abro al azar su libro Y perdemos los nombres de la piedra (Ediciones Carena, 2005) y entonces comienza su monólogo

“¿Oyes?
alguien solloza y canta
su olvido

consumimos las sendas
desciende el astro derrotado
y un amante contempla
la inocencia del agua

dime

¿por qué oscilan los yunques?
¿por qué los hombres lamen el frío
y las penumbras?
¿por qué ahondan
los mármoles y el grito
en los ojos brillantes?

os recuerdo

os recuerdo sin labio
os recuerdo despacio
como un río dormido
que se llena de muerte

¿qué fue de los jardines?
han grabado en los troncos
la liturgia del odio
la mariposa invoca
y abortan las corolas
en una ceremonia
de turbiedades blancas

¿no veis en las paredes
residuos de cinturas?

las soledades sangran

no quiero ser herida
ni nostalgia



Daniel Riu Maraval: Y perderemos los nombres de las piedras (Ediciones Carena, 2005)

El asunto suena a broma, me parece que me está contando, detrás del hombro, con tremenda sabiduría, exactamente lo que estoy viviendo y sintiendo en esos instantes. Cosa normal en él si no fuera porque la poesía está publicada hace seis años. Por un momento la mente se me enmaraña. Entonces es cuando comienza a sangrar la soledad, mi soledad y la de los numerosos amigos y familiares que se reúnen, tristes, pero nunca serios, porque él advierte que no quiere vernos heridos ni nostálgicos.

A continuación entramos a participar en la “ceremonia de turbiedades blancas”. La palabra sacerdotal se despliega, pero Daniel preside otra reunión de vinos blancos, sueños anacreónticos, y versos cabales. Su imagen sale a hombros, por la puerta grande de la vida. Así que no tenemos más remedio que quedar para otro día y rendirle el mejor homenaje: unos versos mojados con vino blanco y retranca, como el primer poeta de nuestra lengua: el bueno de Berceo.

Querido Daniel, me siento feliz de contar con tu afecto, con tu palabra viva. Te prometo que no contribuiré a perder los nombres de la piedra.
 


NOTA: En el blog titulado Besos.com se pueden leer los anteriores artículos de José Membrive, clasificados tanto por temas (vivencias, sociedad, labor editorial, autores) como cronológicamente.

Comentarios
22.10.2011 13:05:53 - Rogelio López Blanco



Deseo añadir algo más a este entrañable texto de José Membrive.

En la última obra publicada en vida (“Y perdieron los nombres de la piedras”) por nuestro querido amigo Daniel Riu, fallecido la madrugada del pasado 17 de octubre, aparece un prólogo muy importante de Miguel Veyrat, fechado el 9 de abril de 2005. No entro ahora en la calidad como escritor y poeta que este otro destacado amigo de Danito vierte en el mismo, sino en su vertiente personal, en la estrecha relación de cuando jóvenes tuvieron en la Universidad de Barcelona:

Comienza así:

“Teníamos dieciocho años. Y reíamos, cantábamos, llorábamos y bebíamos. Daniel Riu ya había publicado un libro de poesía. Yo también, pero el suyo era el bueno. Ya en aquel primer libro, llamado “Momentos”, y con qué acierto, Daniel daba a entender lo que sería a lo largo de su vida su entendimiento secreto y fugaz de las cosas, el afán de nombrarlas de nuevo, de poner tibiamente la mano por encima y sentirlas palpitar para despertarlas a una nueva aventura vital incorporándolas a la propia respiración: o el lacerante dolor de perderlas. Ya entonces su palabra poética brotaba desnuda y veraz, sin adornos ficticios, sin rimas ni corsés, con un ritmo interno perfecto en el diástole-sístole del decir.

Daniel Riu empezó a encarnar para mí esa tercera vía que en la polémica abierta y dura entre Heidegger y Sartre pretendía distinguir la prioridad de paso entre esencia y existencia, entre Ser y Tiempo o entre Ser y Nada...”

No se lo pierdan. www.ojosdepapel.com/Index.aspx?article=2261

Un cordial saludo a todos y mi sentido agradecimiento a José Membrive por este homenaje sencillo, tierno y rico en sinceridad y frescura a nuestro Daniel Riu.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La historia de los hombre, de Josep Fontana (reseña de Justo Serna)
  • Publicidad

  • Autores

    La crítica teatral completa de Mariano José de Larra (Rafael Fuentes Mollá)