Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Kiseki (Milagro), película de Hirokazu Kore-Eda (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    “Begin to Hope”, de Regina Spektor
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Contra el olvido
  • Blog

    New Order (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Manuel Arce: Aforismos (Carena, 2012)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
martes, 19 de abril de 2011
Nosotros mismos (Ediciones Carena 2011) de Francesc Mercadé y Yoly Hornes
Autor: José Membrive - Lecturas[4327] Comentarios[0]
“Nosotros mismos”. Somos capaces de pilotar nuestras vidas, parecen decir los personajes de la novela, dejad que nos equivoquemos, que experimentemos, que lloremos y riamos. Se trata de un mensaje aparentemente sencillo, pero lo suficientemente seductor como para soltar lastre, para permitir que reinventemos la vida

José Membrive

José Membrive

Siete y media de una tarde abrileña, casi veraniega. En una esquina del flanco norte de la Plaza de Cataluña en Barcelona, dos instituciones, pasadas en años, se miran de reojo. La librería Catalonia, fundada en 1924, mira con la cabeza alta, sin complejos al gigantesco Corte Inglés de la acera de enfrente. Ambas instituciones se consideran templos: la primera templo cultural de los más antiguos de la capital y la segunda catedral de nuestra señora del bienestar. Las dos absorben clientes. Especialmente la primera que a sus ochenta y tantos años aún le quedan experiencias por vivir, como la de hoy, que, por primera vez en su historia, se han solapado dos presentaciones de libros y los asistentes a la segunda han de esperar a que acaben los de la primera.

El primer libro narra las vicisitudes de una activista en un pueblo perdido de la selva africana más olvidada. Su público es eminentemente juvenil. Se trata ante todo de hacer que los habitantes pongan en marcha su sistema de vida antes de que la “ayuda” occidental decida instalar su sistema de rapiña.

El segundo libro se llama Nosotros mismos y es una historia en la que los protagonistas Santiago Port y Tania Groptos deciden encomendar su vida, como si de veleros se tratase, a los designios del viento y del corazón. Están hartos de trabajar a piñón fijo por sendas prescritas y rutinarias. Sus dos autores Yoly Hornes y Francesc Mercadé, son amantes del baile y eso se nota. Han permitido que sus personajes dibujen una danza “al compás de la vida” como decía un verso de Rovira-Beleta, algo que no es sencillo pero sí emocionante. Se trata de una sinfonía vital, bailable, ejecutada con la precisión matemática de Francesc (Reusense, Doctor en ciencias económicas, autor de varios tratados sociológicos, empeñado en reinventar la vida para despojarla de la pátina grisácea de la que adolece en la sociedad actual) y la creatividad artística de Yoly (porteña, -que es mucho más que ser argentina-, licenciada en Filología hispánica, novelista, narradora, heredera de la creatividad sureña).

Visto desde la ruin perspectiva que impregna el discurso político-periodístico actual, se trataría de dos mundos de intereses contrapuestos, de visiones incompatibles, destinados a enfrentarse en disputas sobre vacuas identidades. Desde la perspectiva artística, se trata de una suma de sensibilidades capaces de transformar ese hipotético enfrentamiento, en un himno a la vida, con mayúscula. Porque de eso se trata.



Yoly Hornes y Francesc Mercadé: Nosotros mismos (Ediciones Carena, 2011)

El título podría ser el emblema de los nuevos tiempos. Nosotros mismos. El alejamiento de la política llena de trampas semánticas, de la rapiña especuladora, de la sobreexplotación, pero también de los afectos acartonados, de las relaciones asfixiantes, de la apropiación del timón social por parte de una minoría enloquecida por el ansia de enriquecerse a toda costa… Nosotros mismos. Somos capaces de pilotar nuestras vidas, parecen decir los personajes de la novela, dejad que nos equivoquemos, que experimentemos, que lloremos y riamos. Se trata de un mensaje aparentemente sencillo, pero lo suficientemente seductor como para soltar lastre, para permitir que reinventemos la vida.

Estos días resuena con motivo del éxito del libro Indignaos de Stephane Hessel, una pregunta-fantasma recorre Europa: ¿por qué una sociedad como la nuestra está aceptando pasivamente que le despojen del estado de bienestar, que le reduzcan los salarios, que le desmonten la sanidad? ¿Por qué no se indignan con unos dirigentes que protegen a quienes están llevando a cabo una sobreexplotación del planeta y vaciando los bolsillos de media humanidad?

Creo que la respuesta puede estar sugerida en la conducta de los protagonistas de esta obra: conquistemos la libertad interna, hay que comenzar por librarnos primero de nuestra propia esclavitud. Una vez conquistada esa plaza, seremos invencibles. Indignarse es ponerse en el mismo plano que estos depredadores, plantear una batalla con los nervios rotos y con pocas posibilidades de ganarla, mejor generar una estrategia de vida seductora y seducida. La alegría suele ser la aliada de la transformación, la ira, del enquistamiento. Y esa es exactamente el discurso vital de los protagonistas.

Nosotros mismos plantea la solución desde otro ámbito: reinventemos la vida y para ello hemos de reinventarnos a nosotros primero, o lo que es lo mismo, hemos de dejarnos fluir, mirar a los ojos de nuestros semejantes e irnos a bailar a la playa con unos desconocidos aunque resulte que luego puedan ser unos pelmazos.

El público asistente a la presentación reflejaba que ya no es cuestión de pobres contra ricos: caballeros de impecable corbata, señoras de áureos anillos, melenas y barbas propias del entorno tanguero, se fundían en comentarios, aplausos y afectos.

El acto terminó con un vino dulce, inigualable, capaz de avivar las sonrisas, las ilusiones, y, ya bajando por las escaleras, con el roji-verde color del libro bajo el brazo, un lema merodeaba, transfigurado en interrogante ¿Seremos capaces de construir un mundo hecho a medida de nosotros mismos? Por las estupendas vibraciones que precedieron a la despedida de los autores, parece que sí. Y su lectura puede ser un primer y saludable ejercicio.


NOTA: En el blog titulado Besos.com se pueden leer los anteriores artículos de José Membrive, clasificados tanto por temas (vivencias, sociedad, labor editorial, autores) como cronológicamente.

Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Koba el Temible, de Martin Amis (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Remedios Falaguera, autora de ¡Pide el cambio! (por Jesús Martínez)