Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Fukushima. Vivir el desastre, de Takashi Sasaki (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, película de Niels Arden Oplev
  • Sugerencias

  • Música

    The Bright Mississippi, CD de Allen Toussaint (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    ¿Memoria colectiva?
  • Blog

    Robert Altman en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Cortos americanos (por Peter Redwhite)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 15 de octubre de 2010
Adiós a Joan Sutherland, adiós a “La Stupenda”, la soprano bel cantista del siglo XX
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4839] Comentarios[0]
Joan Sutherland, “La Stupenda”, cantó y grabó con los más grandes de su época y de su repertorio. Me refiero a directores de orquesta como Giulini, sir John Barbirolli, sir John Pritchard, Tullio Serafín, Antonio Votto, Erich Kleiber..., y a cantantes como Plácido Domingo, Alfredo Kraus, Franco Corelli, Giulietta Simionato, Nicolai Ghiaurov, Fiorenza Cossotto, Marilyn Horne, Caballé, Berganza


 

Juan Antonio González Fuentes

Joan Sutherland era una mujer de rostro francamente poco agraciado. Ojillos pequeños y un prognatismo sobresaliente le daban un aspecto relevante en lo negativo. Sin embargo su voz de soprano lírica fue quizá la más hermosa de todo el siglo XX. Una voz cristalina, pura, sin dobleces, de una belleza simplemente sobrenatural.

La australiana nació en 1926 y ha muerto ahora, tras casi medio siglo de carrera sobre los más grandes escenarios de todo el mundo. Comenzó a cantar en su Sydney natal en 1947, y se retiró por completo nada más y nada menos que en 1990, llegando a cantar por última vez en el Liceo barcelonés en fecha tan tardía como 1988. A lo largo de su trayectoria cantó muy diversos papeles, casi siempre del repertorio italiano y francés, desde el barroco a Puccini o Benjamin Britten. Fue la Aida, la Leonora o la Amelia verdianas, pasando, claro, por su verdadero caballo de batalla dentro de los escritos por el compositor italiano, la Violeta de La Traviata, papel en el que vocalmente quizá nadie la ha superado, y del que sin duda es una de las tres o cuatro grandes intérpretes de la historia.



Joan Sutherland y Luciano Pavarotti interpretan "Un di felice" de La Traviata (vídeo colgado en YouTube por midas45)

Sin embargo Joan Sutherland queda ya para siempre en la historia de la ópera por ser la verdadera recuperadora y valedora de la obra de dos compositores, cuyas óperas rescató en gran medida del olvido y volvió a poner en los escenarios con un éxito inusitado. Me refiero a los dos grandes compositores del bel cantismo italiano, Bellini y Donizetti. El bel cantismo hace referencia a un momento muy determinado de la ópera italiana, la que pasa del siglo XVIII al XIX y se concreta casi exclusivamente en la escritura de tres compositores señalados, los dos ya aludidos y Rossini. Se trata de óperas cuya clave se sustenta en el canto hermoso, en el bel canto, es decir, en una forma muy especial de cantar en la que lo realmente importante es la belleza de la voz, su lirismo incardinando en unas melodías ligeras de relativa sencillez en su construcción, pero de gran hermosura y cargadas de poesía rítmica, si así puede decirse.

En este sentido la gran Sutherland devolvió a los escenarios sobre todo óperas de Donizetti, compositor del que hasta el trabajo de la soprano australiana prácticamente solo se interpretaba su Lucia di Lammermoor. Joan Sutherland. Apoyándose en las cualidades de su voz prodigiosa, se atrevió a enfrentarse a los papeles bel cantistas de este compositor, papeles de extrema dificultad en lo vocal, y así devolvió a la vida títulos como Maria Stuarda, Anna Bolena o Lucrezia Borgia. Así todo, el repertorio de “La Stupenda” era muy amplio. A Donizetti, Rossini y Bellini, debemos de sumar Mozart, Verdi, Puccini, Lehar, Bizet, Purcell, Haendel, Offenbach, Gounod...



Joan Sutherland canta "Casta diva" de Norma de Vincenzo Bellini (vídeo colgado en ouTube por napat14)

Joan Sutherland, “La Stupenda”, cantó y grabó con los más grandes de su época y de su repertorio. Me refiero a directores de orquesta como Giulini, sir John Barbirolli, sir John Pritchard, Tullio Serafín, Antonio Votto, Erich Kleiber..., y a cantantes como Plácido Domingo, Alfredo Kraus, Franco Corelli, Giulietta Simionato, Nicolai Ghiaurov, Fiorenza Cossotto, Marilyn Horne, Caballé, Berganza... Pero hay dos nombres indisociables de la gran diva. Primero el que fuera su marido, el director de orquesta Richard Bonynge, con quien grabó en disco gran parte de su mejor repertorio. Un director de orquesta especializado en música bel cantista, que fue el gran soporte musical de la cantante durante toda su carrera. El otro nombre propio es desde luego el del tenor Luciano Pavarotti, la “pareja escénica y discográfica” por excelencia de Joan Sutherland. Durante los años 1950 y 1960 hubo dos parejas de cantantes que mantuvieron una notoria rivalidad en los escenarios y en los discos. Por un lado Maria Callas y Giuseppe Di Stefano (discográfica EMI) y por otro Renata Tebaldi y Mario del Monaco (discográfica Decca). Pues bien, la única pareja comparable por número de grabaciones es, sin duda alguna, Sutherland y Pavarotti, dos voces bellísimas, dos voces ligeras pero sólidas absolutamente aptas para el repertorio bel cantista, repertorio en el que realmente deslumbraron en los escenarios y en los discos. Sus dúos son prodigiosos, inolvidables, ponen la piel de gallina..., es difícil concebir tanta belleza vocal junta.

La crítica sólo le ha puesto un pero a la Sutherland, el mismo que tantas veces se le ha puesto a la Caballé, verdadera heredera natural de la australiana, la última diva que queda del mundo de la ópera más brillante de la segunda mitad del siglo XX. Me refiero a su falta de caracterización dramática sobre los escenarios y, en no pocas ocasiones, en los discos. Las dos sopranos dan todas las notas, y las dan con una belleza sobrecogedora, pero hay críticos que prefieren menos perfección técnica, menos brillantez vocal, y más encarnación vocal y actoral del personaje. El asunto queda para el debate y, probablemente, para el gusto de cada cual.

Ha muerto Joan Sutherland, “La Stupenda”, la soprano lírica del bel cantismo italiano a lo largo de la última mitad del siglo XX. Ahí es nada. 

***


Últimas colaboraciones 
de Juan Antonio González Fuentes (Noviembre 2010) en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Kazuo Ishiguro: Nocturnos (Anagrama, 2010)

LIBRO (septiembre 2010): Andrés Trapiello: Las armas y la letras. Literatura y guerra civil (1936-1939) (Destino, 2010)

LIBRO (julio 2010):
Oriol Regàs: Los años divinos (Destino, 2010)

LIBRO (junio 2010): Peter Sloterdijk: Ira y tiempo. Ensayo psicopolítico (Siruela, 2010)

LIBRO (mayo 2010):
Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010):
Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008) 

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010):  James Cameron: Avatar (2009)

LIBRO (diciembre): Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida (Debate, 2009)

-LIBRO (noviembre): Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

-CINE (noviembre): Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Zygmunt Bauman: Sobre la educación en un mundo líquido (por Bernabé Sarabia)
  • Publicidad

  • Autores

    Viajes por el Scriptorium, de Paul Auster (reseña de Justo Serna)