Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La historia: caos, orden, proceso y contexto (por Justo Serna)
  • Cine

    Antichrist, película de Lars Von Trier (crítica de Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    One Man Band, CD de James Taylor (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Historia y memoria
  • Blog

    Amedeo Modigliani en el Museo Thyssen (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Poemas de Besos.com, de José Membrive
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
martes, 7 de septiembre de 2010
Mi primo Leonardo Padura, el hombre que amaba a los perros
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5109] Comentarios[0]
Padura es un novelista con un logro a sus espaldas literarias del todo insólito: ha publicado con éxito mundial una serie de novelas protagonizadas por un policía cubano de nombre evocador para los lectores españoles, Mario Conde. Sí, como lo leen: novela negra en la Cuba de Fidel, y novela negra de calidad, con aristas y escamas, con espinas y uñas, negruras varias, misterios, confabulaciones, corrupción..., y un héroe que bien podría haber sido amigo íntimo de Philip Marlowe o de Sam Spade


 

Juan Antonio González Fuentes

Finales ya del mes de agosto. El escritor cubano Leonardo Padura recala en Santander para participar en los “Martes Literarios” que en las caballerizas de la península de la Magdalena organizan conjuntamente la UIMP y El Diario Montañés. Padura es un novelista con un logro a sus espaldas literarias del todo insólito: ha publicado con éxito mundial una serie de novelas protagonizadas por un policía cubano de nombre evocador para los lectores españoles, Mario Conde. Sí, como lo leen: novela negra en la Cuba de Fidel, y novela negra de calidad, con aristas y escamas, con espinas y uñas, negruras varias, misterios, confabulaciones, corrupción..., y un héroe que bien podría haber sido amigo íntimo de Philip Marlowe o de Sam Spade. Leonardo Padura logra, además, que la cálida La Habana sea una urbe primo hermana de Chicago, Nueva York, Los Ángeles o el París gris y lluvioso del inspector Maigret, es decir, una ciudad habitada por una sociedad en la que el Crimen (con mayúsculas) es el pan nuestro de cada día, y una especie de resorte vital inoculado en todas y cada una de las venas por las que circula la sangre que da impulso a la urbe.

Leonardo Padura, después de dar su conferencia en la UIMP, pasó unos días en Santander, otra ciudad, sin duda, en la que sólo hace falta un talento literario de primer nivel para que aparezca un Mario Conde de papel dispuesto a recorrer los mil y un caminos por los que transita la iniquidad humana. Uno de esos días de aparente asueto santanderino, Leonardo Padura acudió a mi librería favorita, la librería Gil, en la plaza de Pombo, a escasos metros en línea recta del edificio en el que pasó unos días, hace mucho, mucho tiempo, otro cubano ilustre, un tal José Martí. En el piso aún deshabitado que las libreras Gil mantienen como una especie de almacén y refugio literario en comunicación directa (pero casi secreta) con el segundo piso de su librería comercial en Pombo, allí, en ese espacio con las decimonónicas vigas de madera al aire, tuvo lugar una comida para un pequeño grupo de elegidos. Elegidos por las libreras, claro. El director de la Filmoteca de Cantabria Enrique Bolado, el ex eurodiputado y poeta socialista Jesús Cabezón, el empresario y editor José María Lafuente, el periodista y editor Javier Fernández Rubio, el poeta y profesor Alberto Santamaría, el modisto Luis Alonso..., insisto, un pequeño grupo de elegios, entre los que me encontraba, comimos en una improvisada mesa con Leonardo Padura y su mujer, y hablamos con ellos de lo divino y de lo humano, pero sobre todo de literatura, de cine, de Mario Conde (policía habanero), de Cuba y de la última y maravillosa novela del escritor: El hombre que amaba a los perros (Tusquets, 2010), un fresco político y literario impresionante en el que las figuras de Trotsky, Ramón Mercader y Stalin se erigen como pilares sobre los que se levanta con indudable magnetismo literario una historia cargada de sinrazón, locura, fanatismo y crímenes.

Leonardo Padura (derecha) y Juan Antonio González Fuientes

Leonardo Padura (derecha) y Juan Antonio González Fuientes

El marido de Paz Gil, Pedro, preparó la comida, y demostró que además de ser un buen arquitecto muy bien podría dedicarse a la cocina: gazpacho y bonito del norte cortado como nunca lo había visto antes. Vino, champán francés, cafés, algunos dulces y una ciruelas recién recogidas del ciruelo. Insisto, Leonardo Padura no esquivó ninguno de los asuntos planteados, y se mostró como un hombre con los dos pies en la tierra. Un buen aficionado al cine, un conocedor de la novela negra clásica de excepción, un tertuliano que no renuncia a la polémica..., hizo además gala de un sentido del humor muy cubano, muy caribeño, lleno de sol, de dulzura, de demoledora ironía aparentemente ingenua, como no cultivada, espontánea, a bote pronto nada hiriente.

Fue una delicia, uno de los mejores momentos del verano. Y además descubrimos que somos primeros. Su segundo apellido es Fuentes, exactamente igual que el mío. Mi Fuentes lo puedo localizar en el primer apellido de uno de mis bisabuelos maternos, un antepasado que vivió en Rancho Veloz, provincia de Oriente, Cuba. Lo único que nos despistó es que su Fuentes, al parecer, proviene de algún antepasado filipino..., pero tampoco se trataba de ahondar diferencias, si no más bien de emparentarnos de una vez por todas y para siempre. Así quedó reconocido en la dedicatoria que dejó manuscrita en mi ejemplar de El hombre que amaba a los perros, “Al primo Juan Antonio...”

Nunca olvidaré el encuentro con este Raymond Chandler habanero, creador de un policía llamado Mario Conde, hermano de corazón y valores de ese detective de apellido Marlowe que, sin duda posible, también amaba a los perros. Un abrazo primo!!!, y que sea para siempre.

***


Últimas colaboraciones 
de Juan Antonio González Fuentes (Septiembre 2010) en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Andrés Trapiello: Las armas y la letras. Literatura y guerra civil (1936-1939) (Destino, 2010)

LIBRO (julio 2010):
Oriol Regàs: Los años divinos (Destino, 2010)

LIBRO (junio 2010): Peter Sloterdijk: Ira y tiempo. Ensayo psicopolítico (Siruela, 2010)

LIBRO (mayo 2010):
Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010):
Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008) 

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010):  James Cameron: Avatar (2009)

LIBRO (diciembre): Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida (Debate, 2009)

-LIBRO (noviembre): Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

-CINE (noviembre): Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Historia del conservadurismo español (reseña de Margarita Márquez Padorno)
  • Publicidad

  • Autores

    Como el toro: entrevista a José Antonio Baños, autor de El árbol seco (por Jesús Martínez)