Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Javier Carballo, autor de Circo Ensayo (por Jesús Martínez)
  • Cine

    Panorama dos décadas de cine norteamericano (1964-83) (por Ángel Comas)
  • Sugerencias

  • Música

    The Bright Mississippi, CD de Allen Toussaint (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    México, D.D.O. (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    Historias de Pekín en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Pedro L. Angosto: Los tiempo lóbregos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 1 de julio de 2010
Cuatro razones para que Álvaro Pombo presente en Santander Santander 1875-1930
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4702] Comentarios[0]
Álvaro Pombo es santanderino, y el libro trata y retrata un mundo que a él no le es en modo alguno ajeno, como lo ha demostrado regalándonos varias “novelas santanderinas”, en las que su dominio de ciencia tan peculiar como el santanderinismo no sólo es palpable, sino que, en mi opinión, casi se revela metafísica, un estado de la cuestión palpitante, un modo de ser y estar en el mundo


 

Juan Antonio González Fuentes

Cuando se planteó quién podría presentar en Santander el libro de Rafael Gutiérrez Colomer Sánchez, Santander 1875-1930 (Ediciones La Bahía), a los que hemos trabajado de un modo u otro en su edición, inmediatamente se nos vino a la cabeza el nombre de Álvaro Pombo. La razón de este bote pronto no estaba en que Álvaro Pombo sea uno de los pocos nombres realmente esenciales de la narrativa española contemporánea, ni en que sea un poeta mayor (Poeta y Mayor escrito con mayúsculas), ni en que ocupe el sillón j (esta vez con minúscula) de la Real Academia Española, una jota que además está en posesión de premios como el Herralde de novela, el Nacional de la Crítica, el Nacional de Narrativa, el Planeta, o el Fastenrath de la Real Academia, entre otros.

No, la razón de que el nombre de Álvaro Pombo surgiese como principal candidato a estar hoy aquí acompañándonos en la presentación pública de estos volúmenes, es que había al menos cuatro razones de peso que la justificaban:

-Primera, Álvaro Pombo es santanderino, y el libro trata y retrata un mundo que a él no le es en modo alguno ajeno, como lo ha demostrado regalándonos varias “novelas santanderinas”, en las que su dominio de ciencia tan peculiar como el santanderinismo no sólo es palpable, sino que, en mi opinión, casi se revela metafísica, un estado de la cuestión palpitante, un modo de ser y estar en el mundo.

-Segunda, Pombo vive alejado por completo de Santander, en cuerpo y alma. Londres fue su escenario y hoy lo es, desde hace décadas, Madrid. Como buen santanderino en el exilio, intuyo que Santander le parece a Álvaro Pombo, en la lejanía, un tedioso juego de mesa camilla con olor a charca y alcanfor. Su distancia con respecto a Santander es tanta (siendo a la vez tan pequeña) que su visión del pasado de la ciudad tiene los suficientes años luz como para opinar al respecto sin esposas o camisas de fuerza.

Álvaro Pombo

Álvaro Pombo

-Tercero, la familia de Álvaro Pombo, junto a otra media docena más, incluida la Real española, protagonizan estas páginas. Santander 1875-1930 no deja de ser, de alguna manera, una crónica, un retrato de los Pombo & Cia.

-Cuarta, Álvaro coincidió en su colegio de infancia santanderina con el hoy extraordinario pintor y arquitecto Juan Navarro Baldeweg; y también con Ignacio, “Nacho” Gutiérrez Colomer Velasco, hijo del autor de estos libros.

Creemos que son cuatro buenas razones para que Álvaro Pombo esté hoy aquí. Razones a las que quiero sumar ahora mi particular agradecimiento por su generosidad para conmigo, y su afabilidad y paciencia durante nuestras conversaciones entre el verde norteño de su terraza madrileña, mientras vemos entrar y salir del nido a sus amigos los vencejos.

***

Últimas colaboraciones de Juan Antonio González Fuentes (Julio 2010) en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Oriol Regàs: Los años divinos (Destino, 2010)

LIBRO (junio 2010): Peter Sloterdijk: Ira y tiempo. Ensayo psicopolítico (Siruela, 2010)

LIBRO (mayo 2010):
Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010):
Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008) 

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010):  James Cameron: Avatar (2009)

LIBRO (diciembre): Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida (Debate, 2009)

-LIBRO (noviembre): Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

-CINE (noviembre): Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La cabeza en llamas, de Luis Mateo Díez (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    El Quijote de Avellaneda no es un fraude (por Enrique Suárez Figaredo)