Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Catena, autor de Por el Cielo, Norma Jeane (por Jesús Martínez)
  • Cine

    Ciudad de vida y muerte, película de Lu Chuan (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Back to Black, de Amy Winehouse (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Conflictos étnicos y gobernabilidad en Guinea (por Muakuku Rondo Igambo)
  • Blog

    Haikus sin estación (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Dacia Maraini: La larga vida de Marianna Ucrìa (Galaxia Gutenberg, 2013)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Terence Winter: <i>Boardwalk Empire</i> (HBO, 2010-)

Terence Winter: Boardwalk Empire (HBO, 2010-)



Ana Matellanes García

Ana Matellanes García

Steve Buscemi (Enoch “Nucky” Thompson )

Steve Buscemi (Enoch “Nucky” Thompson )

Kelly MacDonald (Margaret Schroeder)

Kelly MacDonald (Margaret Schroeder)

Michael Pitt (Jimmy Darmody)

Michael Pitt (Jimmy Darmody)

Michael Kenneth Williams (Chalky White)

Michael Kenneth Williams (Chalky White)

Michael Stuhlbarg y Vincent Piazza (Arnorld Rothstein y “Lucky” Luciano)

Michael Stuhlbarg y Vincent Piazza (Arnorld Rothstein y “Lucky” Luciano)


Magazine/Cine y otras artes
Boardwalk Empire (Terence Winter, 2010): whisky y ambición
Por Ana Matellanes García, jueves, 01 de diciembre de 2011
Boardwalk Empire es ambiciosa. En forma y en contenido. Una serie-tratado sobre la ambición no sólo en lo que relata, sino también en cómo lo cuenta: su impecable producción incluye 225 actores principales, 300 técnicos y 1.000 extras. Y su piloto, dirigido por Martin Scorsese, costó más de 18 millones de dólares. Ambición, sin duda. Para qué ocultarlo. La HBO hace tiempo que se sabe dueña de la televisión pese a los embates de la AMC o Showtime. Y qué mejor tiempo y espacio para reflejar la codicia y el anhelo que los dorados años veinte en Estados Unidos, durante la Ley Seca y en pleno auge de la Mafia. Porque, si hubo algún tiempo en el que la ambición marcó el devenir de una sociedad, fue aquél.


Tráiler de Boardwalk Empire (vídeo colgado en YouTube por BoardwalkEmpireEs)

Los placeres pueden prohibirse, pero siempre habrá alguien dispuesto a proporcionarlos… fijando, eso sí, un precio. El protagonista de Boardwalk Empire es el anhelo de poder y la ambición que mueve los hilos de los individuos. Y su reino la ciudad de Atlantic City, en cuyo paseo marítimo se levantan grandes y lujosos hoteles, salas de fiestas y atracciones que la convierten en un bullicioso y seductor nido de oportunidades para aquellos dispuestos a aprovecharlas. ¿Qué oportunidades? Las que ofrece el dinero procedente de actividades ilícitas, la política, la corrupción, la violencia.

La serie se inicia en el mismo día en el que la Ley Seca entra en vigor, cuando aquellos que vieron la posibilidad de enriquecerse con el contrabando de alcohol brindan por esos “maravillosos e ignorantes bastardos” que han prohibido el comercio y venta de bebidas alcohólicas. Un brindis por la estupidez. El visionario de este nuevo mundo de oportunidades es el tesorero de Atlantic City, Enoch “Nucky” Thompson (Steve Buscemi), un político corrupto que está en el momento y lugar justos. ¿Para? Para manejar la ciudad a su antojo, para lucrarse, para exprimir al máximo toda la actividad de contrabando que atraerá a mafiosos como Johnny Torrio, Arnold Rothstein, Charlie “Lucky” Luciano o Al Capone, estrellas emergentes que ocuparán un lugar privilegiado en el Olimpo del Hampa. ¿Quién no alzaría su copa por ello?

El imperio del paseo marítimo se extiende junto al Atlántico, a los pies de su magnético protagonista. El poder está allí. Llega flotando y embotellado. Así nos lo declara el opening de la serie, en el que en un escenario casi onírico un hombre impecablemente vestido observa el horizonte de una playa, la de Atlantic City, a la que llegan miles de botellas de whisky canadiense. Es, cómo no, “Nucky” Thompson, y al fondo se encuentra su reino.

Boardwalk Empire nació de manera ambiciosa y sigue luchando por seguir siéndolo. Estrenada el 19 de septiembre 2010, la serie fue acogida con entusiasmo por público y crítica como el nuevo trasatlántico de la HBO (tras el cierre de éxitos como The Sopranos (Los Soprano, 1999-2007)) y unos meses antes de que Game of Thrones (Juego de Tronos, 2011-) llegara para disputarse la atención de espectadores. Ahora se estrena en España su segunda temporada y los responsables de la HBO ya han firmado para una tercera. Levantemos los vasos de whisky para celebrarlo.

¿Por qué ver Boardwalk Empire?

¿Otra serie de mafiosos y gánsteres? ¿Y de la HBO? Para aquellos que aún duden si acercarse o no a esta serie, allá van cuatro razones:

1. “Nucky” Thompson. Boardwalk Empire no es el personaje interpretado por Steve Buscemi, pero podría decirse que es su motor y uno de los protagonistas más fascinantes de la serie. Magnético, ambicioso, inteligente, encarna a la perfección la corrupción política y el ansia de poder. El propio Buscemi reconoce que la serie es la mejor película que puede hacer en estos momentos.



Boardwalk Empire: Nucky Thompson's guts (vídeo subtitulado en español y colgado en YouTube por MrJbquin)

2. Su guión y su dirección artística. La serie arrasó en la pasada edición de los Emmys. De manera merecida. Enfrentada a la colosal Game of Thrones, despidió la noche con ocho estatuillas, entre ellas mejor dirección artística, mejor edición de sonido, mejor cinematografía y mejores efectos especiales. Y, aunque sólo participó en el episodio piloto, Martin Scorsese ganó el Emmy al mejor director de serie dramática.

3. Sus personajes “secundarios”. Decir que hay personajes secundarios en una serie tan coral como Boardwalk Empire es un error, pero es que la sombra de “Nucky” Thompson es alargada. Por eso destaca el espléndido trabajo de guión en el que fluye un enjambre de personajes a cada cual más atractivo. Precisamente una de las principales virtudes de la serie de encuentra en ese atractivo. El guión de Boardwalk Empire se ha encargado de dotar de profundidad y riqueza a individuos complejos y llenos de aristas, componiendo una ficción pura donde se mezcla una colmena de personajes brutales y magnéticos, el espectáculo visual, una historia sobre el poder con tintes casi shakesperianos, la crítica política y una impecable recreación de un tiempo y un lugar como el Atlantic City de los años veinte.



Boardwalk Empire: Jimmy Darmody Character Spot (vídeo colgado en YouTube por HBO)

Todos son interesantes. Desde personajes históricos basados en mafiosos reales como Arnorld Rothstein, Al Capone, Johnny Torrio o “Lucky” Luciano hasta los de ficción como Jimmy Darmody (Michael Pitt), el pupilo de “Nucky” que se debatirá entre su ambición y la lealtad por su mentor, el contrabandista Chalky White, interpretado por Michael Kenneth Williams (quien será recordado por muchos como el Omar White de The Wire), o el inquietante agente Van Alden (Michael Shannon), quien se enfrenta a su trabajo como si de una misión divina se tratara. Es difícil escoger sólo uno.



Boardwalk Empire: Chalky White (vídeo colgado en YouTube por reno419rockstar)

4. Sus mujeres. Boardwalk Empire retrata un mundo violento y masculino en el que las mujeres ocupan un lugar secundario. Pese a que la mayor parte de los protagonistas más atractivos son hombres, la serie recrea un pequeño pero complejo universo femenino en el que destaca el personaje de la aparentemente frágil Margaret Schroeder, la amante de “Nucky” Thompson que se debate entre sus humildes orígenes y su fascinación por ese mundo de lujo y despreocupación que representa el tesorero de Atlantic City. Emparentada con la Carmela de The Sopranos (Los Soprano, 1999-2007) pero sin sus problemas de conciencia, Margaret (Kelly MacDonald) es uno de los personajes más atrayentes y excelente contrapunto de “Nucky”. Junto a ella, la superficial y destruida Lucy (Paz de la Huerta), antigua amante de “Nucky” Thompson, o Angela, la mujer de Jimmy Darmody. Todas mujeres inteligentes y creativas que juegan un papel muy importante en los destinos de sus antagonistas masculinos.



Boardwalk Empire: Margaret Schroeder Character Spot (vídeo colgado en YouTube por HBO)

Es hora de sacar el whisky de contrabando y degustar Boardwalk Empire en toda su dimensión. Pocas series actuales son tan ambiciosas, apabullantes, excesivas. Vamos, cine que juega a disfrazarse de televisión. Y sin necesidad de esperar colas. No se la pierdan.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La ofensa, de Ricardo Menéndez Salmón
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Francesc Rovira, autor de Héroe en la casa de los vientos (por Jesús Martínez)