Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    Crítica de Elegy, película de Isabel Coixet (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Witmark Demos, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Goodbye, Punch (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    Rilke, Albéniz y Zuloaga en la misma habitación, 1903 (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Santuario de sombras, de Amir Valle (por Marta Farreras)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario







Opinión/Cartas al director
Acerca de la reseña de Justo Serna de Travesuras de la niña mala, obra de Mario Vargas Llosa
Por Carta, martes, 8 de enero de 2008

Luego de leer la critica de Justo Serna a la novela de Mario Vargas Llosa, Travesuras de la niña mala, me llamó la atención su siguiente afirmación: "Creo que es la parte menos valiosa de la obra: ese contexto de un sociologismo y de un historicismo enfáticos. En cambio, cuando la novela abandona la radiografía urgente haciendo explícitos los recursos del folletín, entonces..."

Como peruano e inmigrante --resido en Canadá-- mi interpretación de la obra necesitaba de ese entorno socio-político para capturar la esencia de lo que en mi opinión Mario Vargas Llosa ha querido transmitir: "La niña mala representa a Perú".
 
La genialidad de la obra, desde mi perspectiva, reside en la parábola mediante la cual se asimila la atracción dolorosa e idealista que tiene un hombre de conceptos claros --Ricardo Somocurcio--, enfermo de amor por una mujer que sabe arribista pero que le provee de gozo, con la atracción, no menos dolorosa e idealista, que tienen otros peruanos de objetivos claros que residen en el extranjero por una patria --Perú-- en la que se saben forasteros y donde no es muy difícil adivinar el trato agresivo y egoísta que recibirán si insisten en estrechar sus lazos con su país --el mismo trato que recibiría Paul Escobar y Alberto Lamiel, el sobrino idealista llegado de MIT para "hacer patria"--
 
Es bueno recordar que pese a todo el trabajo profesional de Mario Vargas Llosa desplegado a lo largo de su vida, fue un advenedizo improvisado quien le arrebato la posibilidad de convertirse en presidente de Perú, gracias al voto popular.
 
Puede que mi particular contexto y entendimiento de la realidad política/económica peruana me hallan llevado a esta interpretación, pero de cualquier modo, es el autor el único que puede darnos el verdadero sentido de la obra.
 
Saludos cordiales 
Dagoberto Torres
Oakville, Ontario (Canadá), 1 de enero de 2008 

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La noche del lobo, de Javier Tomeo (reseña de Justo Serna)
  • Publicidad

  • Autores

    El iceberg poético de Jesús Pardo (por Nicanor Gómez Villegas)