Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    Dennis McDougal: Jack Nicholson. Biografía (T&B Editores, 2010)
  • Sugerencias

  • Música

    Bowie. Amando al extraterrestre (por Christopher Sandford)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Preparación científica para la vida moderna
  • Blog

    Comida con Álvaro Pombo en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El viento del sur, relato de Rafael Lassaletta Cano
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Sección de Cartas

Sección de Cartas




Opinión/Cartas al director
Un voto por "Crash"
Por Rosalía de Frutos, lunes, 3 de abril de 2006
Lunes, 3 de abril de 2006

Tras la lectura de la crítica de la película Crash, escrita por Eva Pereiro López, coincido con ella en que su elección para el Oscar a la Mejor Película ha sido un buen termómetro que ha permitido medir las inquietudes de la sociedad que nos ha tocado vivir.
Los temas sociales y el compromiso han estado por encima de otros asuntos. Y es que posiblemente la Academia sintió más cercano el conjunto de sucesos encadenados en las calles de una gran ciudad que la historia de amor entre dos hombres perdidos en un paisaje idílico en las montañas de la América profunda (Brokeback Mountain).

Como afirma Eva Pereiro López en su comentario, la película es un fiel reflejo de una ciudad deshumanizada como Los Ángeles, donde los conflictos raciales están a flor de piel y la violencia se manifiesta como la única forma posible de interrelación en situaciones críticas. No es otra cosa que el retrato de una sociedad perdida, aterrorizada, sobre todo caracterizada por la honda insatisfacción personal de sus habitantes. Precisamente porque anuncia el futuro, no muy lejano, que nos espera en las grandes aglomeraciones urbanas y suburbanas, el mensaje subyacente parece claro: el afán por defender una convivencia en paz, basada en la libertad, el conocimiento mutuo y la tolerancia.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Meredith Haaf: Dejad de lloriquear (por Bernabé Sarabia)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Federico Nogara, autor de Regreso al desconcierto (por Jesús Martínez)