Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    El derecho a decidir. Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán
  • Cine

    Mapa de los sonidos de Tokio película de Isabel Coixet (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Puerto Presente, CD de Macaco (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Cuba: antes y después de la crisis de castro (por Joaquín Roy)
  • Blog

    La muerte del libro y la lectura en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario







Opinión/Cartas al director
La "lipoescultura"
Por --------, sábado, 02 de febrero de 2002
Recientemente acaba de morir una mujer mientras se sometía a una operación de cirujía estética en una "clínica" de Madrid que carecía de autorización para llevar a cabo este tipo de intervenciones médicas. Se sabe que cada año se presentan en España cinco mil demandas relacionadas con el sector de la estética (Nota de la redacción).
"Vivimos una "auténtica cruzada" en favor de la perfección del cuerpo. Sólo se valora lo que se ve. Un buen aspecto es nuestra mejor carta de presentación. Y es que estamos situados en plena economía de consumo. Son muchos millones los que están en juego. La publicidad ofrece un abanico amplio: la industria de la moda, refrescos bajos en calorías, productos adelgazantes, y los especialistas en las mil y una técnicas para succionar las más diversas grasas.

Tenemos anuncios de televisión que sugieren a las hijas que regalen a sus madres una liposucción, para que se pongan guapísimas.. Las hijas, a su vez, ya no se conforman con los clásicos patines como regalo de cumpleaños, o de fin de curso; prefieren como regalo que les cambien la nariz o les arreglen los pechos. ¿A dónde nos lleva esto? La muerte de una mujer, hace escasamente una semana, vuelve a poner sobre la mesa un problema mucho más serio de lo que parece. Creo que es una llamada más de atención a las autoridades competentes a ejercer un mayor control que evite estas carnicerías. Por otro lado, empezar a tomar conciencia de que estar guapos es muy importante, pero que la belleza también está dentro del cuerpo y hay que dejarla ver (ser persona es tan atractivo como ser bello); aceptarse uno a sí mismo tal y como es, comprender que el paso del tiempo enriquece y que la eterna juventud es una quimera, son algunos de los cambios que esta sociedad del siglo XXI, debe de empezar a plantearse."

Alba de Castro
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La ofensa, de Ricardo Menéndez Salmón
  • Publicidad

  • Autores

    Cincuenta años sin Julio Camba: razones para un rescate editorial (por Francisco Fuster)