Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· Deuda histórica (Visitas 1)
  • Novedades

    Marc Antoni Broggi: Por una muerte apropiada (reseña de Bernabé Sarabia)
  • Cine

    La red social (The Social Network, 2010), película de David Fincher (por Carlos Abascal Peiró)
  • Sugerencias

  • Música

    Sleep Through the Static, CD de Jack Johnson (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Moda y cultura (por Bernabé Sarabia)
  • Blog

    Cuento de Navidad: ‘La Cigarra y la Hormiga’, versión reaccionaria (por J. A. González Fuentes)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Campo de exterminio de Mauthausen

Campo de exterminio de Mauthausen




Opinión/Revista de Prensa
Deuda histórica
Por ojosdepapel, sábado, 14 de abril de 2001
Las autoridades españolas facilitan el cobro de las indemnizaciones a los españoles supervivientes de los campos nazis.
No hace mucho, dos colaboradores de ojosdepapel.com, Javier Moreno y Miguel Martorell, dedicaron una espléndida tribuna a rememorar a los españoles que estuvieron en el campo de exterminio nazi de Mauthausen. Ahora el gobierno ha cursado las órdenes precisas para que los consulados colaboren y agilicen el cobro de las indemnizaciones a los supervientes españoles de los campos nazis. Aunque esta es de por sí una buena noticia, lamentablemente todavía falta el reconocimiento histórico de las autoridades de nuestro páís a todos los españoles que dieron su vida combatiendo en los campos de Europa al nazismo. Ni siquiera, como recordaron los dos autores antedichos, hay una simple placa del Estado español en el campo de Mauthausen.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Un panfleto de Juan Luis Cebrián (reseña de Juan Antonio González Fuentes)
  • Publicidad

  • Autores

    James Joyce, profeta de la nueva moral (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)