Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

  • Novedades

    Mala, CD de Devendra Banhart (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    Crítica de Los limoneros, película dirigida por Eran Riklis (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Fall, CD de Norah Jones (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Stalin, de Robert Service (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Blog

    Joseph Conrad en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El cadáver (cuento)
Autores
Secciones
Temas
De
Hasta
Contiene
Autores
Temas
De
Hasta
Contiene
17.02.2014
Antonio Méndez Rubio: <i>La desaparición del exterior. Cultura, crisis y fascismo de baja intensidad</i> (Eclipsados, 2012)
Antonio Méndez Rubio: La desaparición del exterior. Cultura, crisis y fascismo de baja intensidad (Eclipsados, 2012)
Reseñas de libros / No ficción
En nuestro tiempo, como explica Antonio Méndez Rubio en La desaparición del exterior. Cultura, crisis y fascismo de baja intensidad, la sobreproducción de información, de gadgets, de teorías, de objetos, de imágenes o de temores degenera en “pensamiento único”, es decir, impotencia a la hora urdir alternativas a una política y a unas formas sociales cuyo resultado, además de la pobreza y la injusticia, es la explosión publicitaria de las formas de la privacidad en detrimento del espacio público. El autor cree, no obstante, que sí es posible articular discursos antagónicos, lo que arrastra la disposición a la acción insumisa. Esa acción debe ser organizada y transitiva, debe transportar propuestas, pero debe asumir también el riesgo de una cierta dispersión (por David. P. Montesinos)
17.02.2014
Walt Disney en 1946 (fuente: wikipedia)
Disney y la infancia: un cuento de hadas del capitalismo
Tribuna / Tribuna libre
“Divertirse significa estar de acuerdo”, Adorno y Horkheimer nos ponen sobre la pista del problema suscitado por la hegemonía de la cultura de masas. Es crucial asumir las implicaciones de esta advertencia, pero con eso no queda todo resuelto. Lejos de escapar al consumo, al cual nos invitan con su colosal despliegue propagandístico las productoras de mainstream, lo que propongo es un seguimiento analítico y riguroso de tales productos. Es más, en la línea propuesta por un pedagogo crítico como Henry Giroux, considero que la escuela no sólo no debe eludir tales productos, sino que ha de tomar la iniciativa de enseñar a los más jóvenes a enfrentarse a ellos con una mirada aguda y activa, evitando la pasividad y el conformismo a los que el discurso del entertainment sobre la inocencia –tan característico de la Disney- parece abocar a los miles de millones de personas que en todo el mundo consumen sus productos (por David P. Montesinos)
04.10.2012
Frédéric Martel: <i>Cultura Mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masas</i> (Taurus, 2011)
Frédéric Martel: Cultura Mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masas (Taurus, 2011)
Reseñas de libros / No ficción
La guerra global de los contenidos ha empezado ya hace tiempo, pero no tomamos conciencia de lo que esto supone porque estamos demasiado ocupados criticando la colonización cultural que ejerce Norteamérica a través de sus productos de masas, reclamando leyes contra la piratería o creando limbos de excepción cultural. Esta convicción atraviesa Cultura Mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masas y, en cierto modo, justifica su necesidad, pues Frédéric Martel considera un deber hacernos conscientes de que la globalización ha supuesto una redistribución de las cartas en el gran tablero universal de los intercambios culturales. El monstruo de Bollywood, los culebrones hispanoamericanos, el boom de Miami como centro de distribución de una pujante cultura latina, la batalla entre televisiones más y menos pro-islámicas en el mundo árabe, las sit com que Hong Kong intenta popularizar en toda China: al mismo tiempo que los EEUU afianzan su ya legendaria hegemonía cultural, las naciones emergentes van aprendiendo a competir con productos que en unos casos imitan a los yanquis y en otros parten de los referentes propios para hacerlos accesibles a otros pueblos, creando así flujos nuevos de información y entretenimiento (por David P. Montesinos)
06.09.2012
Ridley Scott: <i>Blade Runner</i> (1982)
Treinta años con Blade Runner
Tribuna / Tribuna libre
¿Por qué nos gustó tanto Blade Runner? ¿Por qué caló tan hondo en el imaginario con el que nos hicimos adultos todos aquellos baby boomers nacidos en la segunda mitad de los sesenta? No soy capaz, pensando en su autor, Ridley Scott, sin recurrir a esa otra joya llamada Alien, el octavo pasajero. No es el orden de una sociedad perfectamente matematizada y vigilada, expurgada del dolor y el conflicto, lo que nos muestra la máquina del tiempo: es el reino de la entropía, la incapacidad de las sociedades para controlar las ciclópeas fuerzas que ella misma ha puesto en funcionamiento. Nunca como ahora se revela que el triunfo final de la Razón en la Historia, como nos hizo creer Hegel, es en realidad un aborto colosal (por David P. Montesinos)
09.07.2012
<i>Mad Men</i> (temporada 5, capitulo 8)
Mad Men, a propósito de la quinta temporada
Tribuna / Tribuna libre
Diríase que los protagonistas de Mad Men no tienen siquiera un mínimo control sobre el discurrir de sus propias vidas. Lo que les sucede a Draper y sus compañeros de peripecia es que sus biografías se han vuelto laberínticas -“vidas líquidas”, diría Zygmunt Bauman-, han dejado de responder a esa vocación de linealidad previsible con la que fueron proyectadas, teniendo en cuenta que todos ellos se criaron en la América de la Gran Depresión y el New Deal, con el trance traumático de la 2ª Gran Guerra y la inflación patriótica que conllevó. Nada de lo que les está ocurriendo tiene demasiado que ver con lo que sus mayores les explicaron que debían ser sus vidas. Dentro de la inclinación experimental que tienen las capas más vanguardistas de la sociedad de los sesenta –muy especialmente en una ciudad como Nueva York-, Draper y compañía sufren en carne propia las consecuencias de ese individualismo consumista, supuestamente hedonista y libertario, que constituye la gran promesa de felicidad que las agencias de marketing de la época ofrecían a la sociedad americana de aquel tiempo (por David Montesinos)
04.05.2012
Thomas Frank: <i>La conquista de lo cool. El negocio de la cultura y la contracultura y el nacimiento del consumismo moderno</i> (Alpha Decay, 2011)
Thomas Frank: La conquista de lo cool. El negocio de la cultura y la contracultura y el nacimiento del consumismo moderno (Alpha Decay, 2011)
Reseñas de libros / No ficción
La conquista de lo cool. El negocio de la cultura y la contracultura y el nacimiento del consumismo moderno se trata de un estudio serio y muy bien documentado donde el autor, Thomas Frank, no se anda con remilgos a la hora de comprometerse con una tesis: el vastísimo concepto de contracultura, fenómeno que tópicamente asociamos con la década de los sesenta, no sólo fue aprovechado por las empresas para hacer negocio, fue en gran medida un invento de sus publicistas (por David P. Montesinos)
01.03.2012
Carátula del pack de DVDs de la serie <i>Mad Men</i>, de Matthew Weiner
Mad Men. La publicidad ciega tus ojos
Tribuna / Tribuna libre
Sabemos que el capitalismo industrial produce serial y masivamente los objetos y que, por tanto, hay un riesgo de uniformización al que todos –no solo los antisistema- tememos. Por eso requerimos al publicista un extra: la ilusión de la distinción personal. La construcción de ese factor decisivo se asienta sobre la fragilidad de lo efímero, pues depende de objetos cuyo valor simbólico está sometido a un devenir permanente, generándose una lógica de permanente transformación –eso es la moda a fin de cuentas- que garantiza la imposibilidad real del cambio social (por David P. Montesinos)
03.01.2012
Jorge Carrión: <i>Teleshakespeare</i> (Errata Naturae, 2011)
La caja no era tonta: Teleshakespeare, de Jorge Carrión (Errata Naturae, 2011)
Reseñas de libros / No ficción
Merece mucho la pena leer Teleshakespeare de Jorge Carrión, libro tan oportuno y necesario. Tiene un plan, sabe lo que quiere contar y por qué. Exhibe rigor metodológico, puesto que carga de principio a fin con las pautas de lectura que explícitamente ha asumido desde el inicio. Sabe que el mayor de sus riesgos es el de la sobreinterpretación –forzar al artefacto cultural a que signifique lo que nosotros queremos que signifique-, y lo elude con prudencia y honestidad. Somos testigos de una revolución en la cultura de masas cuyas consecuencias sería erróneo despreciar. Hablamos de la televisión, el medio masivo por excelencia durante el último medio siglo, aunque convendría no extender demasiado el tramo temporal de esa hegemonía, dada la actual omnipresencia de internet (por David P. Montesinos)
1 - 2
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El futuro según Saramago (por Justo Serna)
  • Publicidad

  • Autores

    Brooklyn Follies, de Paul Auster (reseña de Justo Serna)